La empresa aeronáutica estadounidense Boeing ha presentado los resultados del primer semestre de 2016, en el que ha obtenido unos beneficios de 985 millones de dólares (896 millones de euros), un 60% menos que los 2.446 millones de dólares (2.224 millones de euros) del año anterior, lo que le ha llevado a reducir sus previsiones para el conjunto del año.

Entre enero y junio, los ingresos de Boeing han aumentado un modesto 1%,  hasta 47.387 millones de dólares, es decir 43.095 millones de euros.

El beneficio por acción de la empresa en el primer semestre ha sido de de 1,51 dólares (1,37 euros), menos de la mitad de los 3,46 dólares (3,14) del primer semestre de 2015.

En el segundo trimestre, el grupo ha registrado una pérdida neta de 234 millones de dólares (212 millones de euros) frente al  beneficio neto de 1.100 millones de dólares (1.000 millones de euros) que obtuvo en el segundo trimestre de 2015. Esto supone una caída del 121%.

Ha habido un retroceso a 0,37 dólares por acción (0,33 euros), frente a los 1,59 dólares por acción (1,44 euros) del año anterior.

Sin contabilizar extraordinarios, la pérdida ajustada por acción ha sido de 0,44 dólares (unos 40 céntimos de euro) en el segundo trimestre.

Los ingresos del segundo trimestre han aumentado un 1%, hasta alcanzar los 24.755 millones de dólares, unos 22.513 millones de euros.

El resultado de explotación ha caído un 125% desde los 1.618 millones de dólares (1.471 millones de euros).

Los analistas encuestados por Thomson Reuters esperaban unas pérdidas de 0,92 dólares por acción, es decir 0,83 euros y unos ingresos de 24.120 millones de dólares, 22.000 euros.

El motivo de las pérdidas de Boeing en el trimestre de abril a junio han sido unos cargos relacionados con el costoso retraso en la producción de sus aviones comerciales y militares. La semana pasada, la compañía anunció que los cargos relacionados con los problemas de producción restarían 3,23 dólares por acción, casi 3 euros, a los resultados a partir del segundo trimestre.

El grupo espera ahora lograr en el conjunto del año un beneficio por acción ajustado de entre 6,1 y 6,3 dólares (5,5 y 5, 7 euros respectivamente) frente a la previsión anterior que se situaba entre 8,15 y 8,35 dólares, es decir, entre 7,4 y 7,6 euros. Los analistas consultados por Thomson Reuters, por su parte, vaticinan un valor de 5,34 dólares (4,9 euros) por acción en 2016.

La cartera total de pedidos de la compañía ha alcanzado los 472.000 millones de dólares (429.000 millones de euros), con pedidos de casi 5.700 aviones comerciales.