Bombardier y Alstom se han adjudicado el contrato para la renovación de la flota de metro de Île-de-France para mejorar su disponibilidad, accesibilidad y mantenimiento.

Este contrato comprende el suministro de 44 nuevos trenes por un valor de 530 millones de euros, de los que Bombardier percibirá 265 millones y que entrarán en funcionamiento entre 2024 y 2026.

Para este proyecto, el consorcio entre ambas empresas emplará a 2.300 trabajadores, 700 de ellos ingenieros, e involucrará a 9.000 empleados del sector del ferrocarril francés.

Vehículos más ecoeficientes

El 20 % de estos vehículos ecoeficientes se fabricará utilizando material reciclado, que se podrá reutilizar en un 98 % una vez finalizada su vida útil y que consumirán un 20 % menos de energía que el modelo que está en funcionamiento actualmente.

Además, los nuevos trenes reducirán sus costes de mantenimiento en un 15 % respeto al modelo actual y contarán con superficies acristaladas, paso continuo entre vehículos, tomas de corriente USB, sistema de conteo de viajeros, climatización y videovigilancia.

Dentro de este proyecto, Bombardier se encargará del diseño y producción de elementos mecánicos, chasi,s bogies y sistemas de regulación térmica, así como todos los elementos del interior de los trenes, como iluminación, asientos, sistemas de información para pasajeros o distribución del espacio.