La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, ha anunciado este martes que no aprobará la Operación Chamartín, ahora llamada Madrid Nuevo Norte, antes de las elecciones, y se ha comprometido a hacerlo en el primer pleno ordinario del siguiente mandato si logra continuar al frente de la capital.

Visiblemente afectada, la candidata de Más Madrid ha dado este martes carpetazo al proyecto porque, según ha explicado a los periodistas, el Ayuntamiento no tiene tiempo para contestar las aclaraciones que le ha pedido la Comunidad de Madrid en el informe de impacto ambiental remitido ayer.

Además, ha denunciado una estrategia en su contra por parte del Gobierno autonómico del PP y ha acusado al presidente en funciones de la Comunidad de Madrid, Pedro Rollán, de incumplir las "promesas reiteradas" que le había hecho de remitir el informe antes del 15 de mayo y enviarlo ahora sabiendo que no podría aprobarse al exigir "cuatro nuevas cuestiones que no se pueden improvisar".

Carmena ha lamentado que se ponga en peligro un proyecto tan importante para Madrid

"Lamento muchísimo que por estrategias políticas, por exclusivamente perjudicarme a mí (...) se ponga en peligro algo tan importante como un proyecto bueno para Madrid (....) que sabemos que al final llegará y que al final se conseguirá entre otras cosas por mi propia tenacidad, por mi promesa y por mi seguridad que podré estar al frente de este Ayuntamiento", ha defendido.