Cellnex Telecom ha registrado de enero a septiembre unas pérdidas de 12 millones de euros, frente a los 26 que perdió en el mismo período de 2018, debido al impacto de los costes de la expansión en la que está inmersa.

El crecimiento del operador de infraestructuras de telecomunicaciones inalámbricas ha conllevado un aumento del 14 % en las amortizaciones y del 48 % de los costes financieros, según las cuentas de los primeros nueve meses del año, que la compañía ha comunicado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Hasta finales de septiembre, Cellnex ha anunciado operaciones de crecimiento en Italia, Francia, Suiza, Irlanda y Reino Unido, con una inversión acumulada de 6.800 millones de euros, lo que le ha permitido reforzar su posición en Europa.

Entre estas operaciones, destaca la adquisición de 8.300 torres de comunicación a la inglesa Arquiva por 2.000 millones de libras esterlinas o la compra de los derechos de explotación y comercialización de 220 torres de altura en el Reino Unido y de Cignal en Irlanda.

Según ha informado la compañía, los ingresos hasta septiembre han alcanzado los 753 millones de euros (frente a los 665 del mismo período de 2018), y el ebitda -beneficio antes de impuestos- se ha elevado hasta los 498 millones, un 13 % más.

Las nuevas adquisiciones han supuesto un incremento de más del 20 % en el despliegue de nuevos nodos DAS (sistemas distribuido de antenas) y Small Cells, mientras que las ventas futuras contratadas -backlog- alcanzan los 38.000 millones de euros.

La deuda neta a 30 de septiembre se ha situado en 3.400 millones de euros, de la que un 70 % es a tipo fijo, y la liquidez disponible es de 9.100 millones

Por líneas de negocio, los servicios de infraestructuras para operadores de telecomunicaciones móviles aportan un 67 % de los ingresos, con 506 millones de euros, frente a los 176 millones que suponen la actividad de infraestructuras de difusión (23 %) y los 71 millones de los servicios de red y otros.

Un 50 % de los ingresos y un 59 % del ebitda se generan ya fuera del mercado español, con Italia como el segundo mercado más importante.

De cara al cierre del año, Cellnex confía en contar con un ebitda que se situaría entre los 680 y los 685 millones de euros (frente a los 640-655 de la previsión inicial).

Por otra parte, el consejo de administración ha aprobado el pago de un dividendo de 0,03842 euros netos por acción, con cargo a la reserva de prima de emisión, que se hará efectiva el 22 de noviembre.

El consejero delegado de la compañía, Tobías Martínez, ha destacado que los resultados de los nueve primeros meses reflejan la ampliación del perímetro de consolidación del grupo en un año "excepcional" en términos de operaciones de envergadura, tanto por los anuncios de adquisiciones como por las dos ampliaciones de capital culminadas.

"Cellnex sigue presentando horquillas de crecimiento que, a perímetro constante, van del 3 al 5 % y que, unido a unas ventas futuras contratadas que alcanzan los 38.000 millones, dotan a la compañía de una gran visibilidad tanto de sus flujos de caja, como de la recurrencia y previsibilidad de los mismos", ha añadido.

Cellnex Telecom, que tiene su origen en la filial de telecomunicaciones del grupo Abertis, ha ido expandiendo su presencia en Europa en los últimos años, aunque es en 2019 cuando ha dado el salto más importante, tanto en tamaño como en capitalización bursátil.