La CNMC ha impuesto una multa de 1,5 millones de euros a Telefónica de España por incumplir uno de los compromisos establecidos en la compra de DTS (antigua Sogecable).

La operadora ha anunciado que recurrirá esta sanción que considera "excesiva".

La resolución aprobada forma parte de la labor de vigilancia que realiza la CNMC para verificar que Telefónica cumple con los compromisos derivados de la compra de DTS por parte de Telefónica cuando adquirió el 56 % de DTS que poseía el grupo Prisa.En 2015, CNMC autorizó la operación de concentración de Telefónica y DTS, condicionada a que Telefónica cumpliera una serie de compromisos en el mercado de la televisión de pago.  Entre otros, poner a disposición de sus rivales una oferta anual (mayorista) de contenidos con canales premium. Además, se fijó la replicabilidad de los productos con estos canales y el acceso no discriminatorio de sus clientes de Internet a contenidos de televisión de pago de operadores OTT.

Incumplimiento de las condiciones

En el caso de esta resolución de vigilancia, la CNMC ha acreditado que Telefónica asignó incorrectamente sus costes fijos del canal “Movistar Partidazo”, integrado es su oferta mayorista de canales Premium, en la temporada 2016/2017.

Concretamente, Telefónica tomó en consideración un número de abonados propios inferior al que debería haberle correspondido para el reparto inicial del coste mínimo garantizado del canal “Movistar Partidazo” realizado en julio de 2016.

En consecuencia, el resto de los operadores interesados en contratar el canal “Partidazo” (Vodafone, Orange y Telecable) afrontaron mayores costes, mientras que para Telefónica se produjo una reducción de estos, con la consiguiente discriminación a su favor.

Esta resolución pone fin a la vía administrativa, y se puede interponer recurso contencioso-administrativo en la Audiencia Nacional en el plazo de dos meses desde el día siguiente al de su notificación.