El expresidente de El Corte Inglés Dimas Gimeno ha vendido la participación que tenía en El Corte Inglés por 2,5 millones de euros y ha retirado todas las demandas y querellas contra sus primas, las hermanas Marta y Cristina Álvarez.

Tras años de pleitos, la madre de Dimas Gimeno y accionista indirecta del grupo, María Antonia Álvarez, ha decidido renunciar a continuar con la batalla judicial contra sus sobrinas.

De esta manera, con el anuncio de no seguir pleiteando en los tribunales ni de recurrir las sentencias desfavorables aún en plazo, María Antonia Álvarez y su hijo Dimas Gimeno abren, entre otras posibilidades, negociar algún canje de acciones de IASA por liquidez

A finales de diciembre pasado, El Confidencial adelantó que Gimeno había vendido las acciones propias que todavía conservaba al acogerse al plan puesto en marcha por la empresa de recompra de títulos aún en poder de los empleados, que era una antigua forma de completar la remuneración.

No obstante, Gimeno, que acordó una indemnización por su desvinculación ejecutiva (agosto de 2018) de 8,5 millones, aún está vinculado al accionariado de El Corte Inglés con una participación indirecta del 3 %, mediante la sociedad patrimonial IASA, uno de los accionistas principales del grupo con el 22,18 %.

El pasado 4 de enero, y siempre según fuentes consultadas por Efe, la madre de Dimas Gimeno anunció la renuncia a emprender más acciones judiciales contra las hermanas Álvarez o la sociedad IASA en aquellas demandas aún en plazo para poder ser recurridas.

IASA, principal causa del conflicto

Precisamente, el dominio sobre IASA ha sido el origen principal de las discrepancias entre las hermanas Álvarez y su tía e hijo, Dimas Gimeno, pero en caso alguno las acciones han salido del control de esta sociedad y todas las demandas interpuestas han sido desestimadas.

IASA está controlada en un 69 % por Marta Álvarez, actual presidenta de El Corte Inglés, y su hermana Cristina, hijas ambas del fallecido Isidoro Álvarez. El 31 % restante es de María Antonia (13 %) y César Álvarez (9 %), hermanos del expresidente fallecido, junto al hijo de María Antonia, Dimas Gimeno (9 %).

El 26 de abril de 2018, la madre de Gimeno presentó una demanda contra la sociedad IASA -controlada por las hermanas Marta y Cristina Álvarez, hijas del fallecido Isidoro Álvarez.

En ella, pedía la nulidad de la aprobación de las cuentas anuales y del resultado y la gestión del Consejo de Administración del ejercicio comprendido entre el 1 de noviembre de 2015 y el 31 de octubre de 2016, aprobados por la junta general de socios de IASA el 11 de octubre de 2017.

Además, María Antonia Álvarez solicitaba dejar sin efecto y cancelar los cambios en los asientos del consejo y reclamaba también la nulidad de la condonación del crédito de IASA frente a las sociedades mercantiles MJCM y CRISL por un importe de 6,9 millones de euros.

El juez señaló que era "significativo" que la madre de Dimas Gimeno -que fue destituido como presidente de El Corte Inglés el 14 de junio de 2018- no impugnara el punto del orden del día relativo al reparto de dividendos si estaba en desacuerdo con las cuentas a aprobar.

Asimismo, creyó que pese a la demora de IASA en la entrega la información adicional que había solicitado María Antonia Álvarez, ésa conocía la aprobación de las cuentas desde el 17 de abril de 2017, fecha en la que fue convocada la junta del 4 de mayo, que posteriormente fue aplazada.