El tamaño medio de las empresas españolas sigue siendo muy reducido. El 95,2% factura menos de 2 millones de euros al año y emplea a una media de 4,6 trabajadores, según el Informe de la Mediana Empresa Española. Las empresas pequeñas son menos productivas que las europeas, pero las medianas están al mismo nivel, aunque su número es limitado.

El 95,2% de las empresas españolas no superan los 2 millones de euros de facturación anual y su tamaño medio sigue siendo muy reducido respecto a los países de nuestro entorno europeo, con una media de 4,6 empleados por compañía, según ha advertido el Informe sobre la Mediana Empresa Española que elabora el Círculo de Empresarios, en el que se destaca que las pequeñas compañías de nuestro país son menos productivas que sus pares de pequeño tamaño europeas.

“El tamaño de la empresa española sigue siendo muy reducido en comparación con la Unión Europea o Alemania, la media es de menos de cinco empleados frente a los doce de las empresas europeas, aunque ha dejado de reducirse el tamaño”, ha asegurado Elena Pisonero, presidenta de Hispasat y directora del estudio, que ha destacado que casi el 95% de las empresas españolas tienen dos empleados de media, un dato “muy llamativo”.

Este estudio, que por primera vez ha incorporado datos de facturación, muestra no solo que la mayoría de empresas no superan los 2 millones anuales sino que hay una brecha de productividad entre las pequeñas empresas españolas y europeas (comparadas con el conjunto de pequeñas empresas alemanas, francesas, italianas, británicas y portuguesas), algo que no es así en las medianas, que mejoran en productividad a las del entorno europeo.

“Las medianas son muy comparables y están en niveles de productividad de otras empresas europeas, lo que ocurre es que tenemos muy pocas”, ha aclarado Pisonero, que ha presentado el informe junto al presidente del Círculo de Empresarios Javier Vega de Seoane, el economista de BBVA Research Rafael Domenech y el presidente de la Asociación de Periodistas de Información Económica, Íñigo de Barrón.

Solo grandes y medianas crean empleo

Los datos del estudio muestran que en 2016 más de la mitad del empleo se genera en las empresas medianas y grandes (50,7% del empleo en empresas que representan el 0,7% del total del tejido empresarial); un incremento del empleo del 2,3% en el caso de las grandes y del 1,3% en el caso de las medianas.

“El empleo es más estable y se recupera más rápido en las empresas de mayor dimensión”, ha explicado Pisonero. Desde 2013, las grandes empresas han recuperado un 6,6% del empleo y las medianas un 3,9%; mientras que las pequeñas apenas un 0,3%.

“Las medianas son muy comparables y están en niveles de productividad de otras empresas europeas, lo que ocurre es que tenemos muy pocas”

En este sentido, Vega de Seoane ha abogado por reformas “sencillas” para mejorar el crecimiento de las empresas españolas, como incrementar los umbrales administrativos de 50 a 100 trabajadores o de 6 millones de euros de facturación a 20 para facilitar el aumento de tamaño.

Pisonero también ha recordado la relación entre el tamaño empresarial y la productividad. “Si tuviéramos el número de empresas que tiene Alemania de tamaño medio y grande nuestra productividad aumentaría en un 13% automáticamente”, ha afirmado, algo que ha dicho debe ser tenido en cuenta en las políticas gubernamentales de cara a las empresas.

Madrid, Baleares o Rioja, regiones con mejor clima empresarial

El estudio del Círculo de Empresarios también ha incorporado un análisis regional, que ha presentado Rafael Domenech y en el que ha destacado regiones como la Comunidad de Madrid, las Islas Baleares, La Rioja, Navarra o País Vasco como lugares con mayor porcentaje de empresas medianas en relación a los índices de libertad económica.

“Observamos una correlación entre las regulaciones, que generan barreras e incentivos al crecimiento, y las medianas empresas”, ha declarado Domenech, que ha observado otras dos relaciones más, entre el tamaño y el capital tecnológico de la empresa, ya que las más grandes tienen más capacidad en invertir en innovación; y respecto al capital humano, ya que la formación de trabajadores y dirección permite aspirar a un mayor tamaño.

El análisis por territorios también muestra que regiones como Navarra, el País Vasco, Madrid y Cataluña destacan en la relación entre la proporción de medianas empresas y la relevancia de sus exportaciones sobre el PIB.

El informe del Círculo de Empresarios también ha incluido un análisis monográfico sobre el sector inmobiliario, excluido en las primeras ediciones de este trabajo por la situación de crisis, en el que se explica que el ajuste más drástico se ha producido en el segmento de la construcción de edificios, mientras que el de la intermediación inmobiliaria está en los niveles del entorno europeo.

“En la crisis se ha producido un ajuste en lo que era una anomalía, se ha reducido sustancialmente el peso del sector de la construcción de edificios con fuerte destrucción de empleo, y que se sitúa ahora en entornos de porcentajes de los países similares para nosotros. Sin embargo, el sector inmobiliario está en la evolución de los países del entorno y existe un margen para que mejore su productividad”, ha analizado Pisonero.