El banco HSBC, el mayor de Europa, anunció este martes que reducirá sus operaciones en Estados Unidos y Europa continental, así como su negocio de banca de inversión, después de que su beneficio neto se redujera un 53 % hasta los 5.970 millones de euros el año pasado (5.538 millones de euros).

El mayor banco de Europa por activos señaló que eliminará 35.000 empleos y disminuirá sus activos en los próximos tres años y que invertirá más en sus operaciones de Asia y Oriente Próximo, que están creciendo rápidamente, con el fin de impulsar el beneficio, según ha informado EFE Dow Jones.

El grupo, que lleva operando 155 años, tiene negocios en más de 50 países pero obtiene la mitad de sus ingresos en Asia

HSBC ha decidido reorganizar sus operaciones porque los retos políticos desestabilizan sus principales mercados, como ponen de manifiesto la incertidumbre que afecta a la economía de Reino Unido tras abandonar el país la Unión Europea, las protestas antigubernamentales en Hong Kong o las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China.

Según ha señalado el presidente de HSBC, Mark Tucker, el banco "sigue afrontando grandes retos" en sus principales mercados en Reino Unido, Hong Kong y China continental y ha subrayado que siguen "de cerca el impacto de la epidemia de Covid-19 y que ha reducido sus expectativas sobre el crecimiento económico asiático en 2020" debido a ello.

En un comunicado, el consejero delegado, Noel Quinn, quien sustituyó en agosto a John Flint con carácter provisional, ha destacado que "en torno al 30 % del capital" está "actualmente asignado a negocios con retornos inferiores al coste del capital, principalmente en la banca mundial y en los mercados de Europa y Estados Unidos".