El Corte Inglés podría reducir su deuda neta en torno a un 16,84 % en su último ejercicio fiscal (que cerrará al final de mes) y situarla por debajo de la barrera de los 3.000 millones de euros, según han informado a Efe fuentes financieras.

El grupo cerrará previsiblemente el ejercicio 2019 -que finaliza el próximo 29 de febrero- con una deuda de 2.800 millones de euros frente a los 3.367 millones con los que cerró el año previo, es decir, 567 millones menos, lo que le permitiría contar con una posición más sólida de cara a la refinanciación bancaria en la que están inmersos.

De cumplirse esta reducción, en los últimos cuatro años la compañía habrá recortado su deuda en torno al 30 %, ya que cerró el ejercicio 2016 con una deuda aproximada de 4.100 millones. Al año siguiente acabó con 3.834 millones (un 6,48 % interanual menos) y 2018 con 3.367 millones (un 12,18 % menos).

La reducción de la deuda por parte de la compañía se está llevando a cabo principalmente por la generación de caja y las desinversiones realizadas por el grupo, según las citadas fuentes.

Refinanciación bancaria

Paralelamente, El Corte Inglés está refinanciando con la banca 2.000 millones de euros, de ellos, 900 serían a largo plazo y 1.100 fuera de crédito para hacer frente a necesidades de circulante, aunque ello no significa que se vayan a utilizar.

Para refinanciar su deuda, la compañía ha firmado un acuerdo con Santander, CaixaBank, BBVA, Bankia, Sabadell, Goldman Sachs, Bank of America, Société Genérale, Crédit Agricole, JPMorgan, Unicredit y BNP.

Un segundo bloque de la estructura financiera de El Corte Inglés está compuesto por bonos, en este caso la cifra asciende a 1.290 millones, y un tercero sería el relativo a los pagarés en el Mercado Alternativo de Renta Fija (MARF).

El pasado mes de diciembre, El Corte Inglés amplió hasta 1.200 millones de euros el límite de su programa de emisión de pagarés, establecido anteriormente en 750 millones de euros, según las mismas fuentes.

Estrategia de diversificación

La compañía continúa con su estrategia de diversificación de fuentes de financiación.

Esta misma semana la empresa de telecomunicacione Cellnex ha llegado a un acuerdo comercial con El Corte Inglés para venderle los derechos de explotación y comercialización de unas 300 antenas de telecomunicaciones que los grandes almacenes tienen instaladas en sus terrazas.

Según han confirmado este lunes a Efe fuentes del mercado, el acuerdo se refiere a un centenar de emplazamientos -que en conjunto albergan unas 300 antenas- ubicados en los centros de El Corte Inglés en España y en alguno más en Portugal.

Esta operación se ha materializado después de que a finales del pasado año la compañía vendiera Iecisa, su filial de Informática, a la francesa Gfi.

Mientras desinvierte en esos negocios, la estrategia de El Corte Inglés se centra en su eje comercial y en el retail, con el objetivo de avanzar en la sostenibilidad y la rentabilidad.

Asimismo, el grupo de distribución trabaja en nuevos negocios como la división inmobiliaria de Real Estate y se plantea la posibilidad de llevar a cabo modificaciones en algunos de sus centros para conseguir así que sean más rentables.

La nueva unidad de negocio Real Estate agrupa todas sus áreas vinculadas a la actividad inmobiliaria y da servicio tanto al propio grupo como a empresas externas. El objetivo se enmarca en la estrategia de aportar mayor valor añadido a los inmuebles y, por tanto, elevar la rentabilidad de la compañía.

El Corte Inglés cuenta con un gran patrimonio inmobiliario, que se encuentra ubicado en el centro de las ciudades.

Asimismo, la compañía cuenta con experiencia en el desarrollo y construcción de proyectos inmobiliarios, principalmente de centros comerciales, pero también de otro tipo de activos desarrollados para terceros.

Real Estate se creó para generar un mayor valor añadido a los inmuebles y mejorar su rentabilidad.