Enagás logró un beneficio neto de 422,6 millones de euros en 2019, el 4,5 por ciento menos que un año antes, en tanto que los ingresos regulados del gestor del sistema gasista español se mantuvieron prácticamente estables, con una subida del 0,2 % y 1.086,6 millones.

El negocio regulado se vio influido al alza por el aumento del RCS (retribución por continuidad de suministro) debido a la positiva evolución de la demanda de gas (14 % en España), mientras que los ingresos totales cayeron el 11,87 % (1.182,8 millones), lastrados por la facturación no recurrente de 12 millones contabilizada en 2018, según ha informado Enagás a través de un hecho relevante a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

El resultado bruto de explotación (ebitda) bajó el 4,15 %, hasta 1.116,4 millones, según las cuentas remitidas por Enagás a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), que siguen reflejando el impacto de la incorporación de la regasifiadora chilena GNL Quintero, que pasó a consolidar por el método de puesta en equivalencia desde el 15 de febrero.

En cifras pro-forma, el ebitda mejora el 5,4 % y se sitúa en 994,8 millones, en tanto que los ingresos totales bajan el 1,5 %, hasta 1.151,1 millones.

En las cuentas, Enagás ha destacado que el beneficio obtenido en 2019 superó al objetivo del año, establecido en 417 millones, y que el dividendo total a repartir con cargo a 2019 sumará 1,6 euros, el 5 % más, en línea con su política de retribución al accionista.

Al cierre del año, el resultado de las sociedades participadas fue de 162,1 millones de euros, el 38,5 % más, según la compañía, que ha destacado las aportaciones de Tallgrass (Estados Unidos) y Desfa (Grecia).

En diciembre, Enagás, junto a Blackstone, el fondo soberano de Singapur GIC y otros accionistas, anunciaron un acuerdo para adquirir la totalidad del capital flotante de Tallgrass, una operación que supondrá que la compañía española eleve su peso en la estadounidense del 12,6 al 30 % por 836 millones de euros.

Para financiar la compra, el gestor gasista amplió capital en 500 millones, una operación con la que dio entrada en su capital al empresario Amancio Ortega (5 %).

Enagás cerró el año con una deuda neta de 3.755 millones de euros, inferior en 520 millones a la de cierre de 2018, debido, entre otros factores, a la pérdida de control de GNL Quintero (-645 millones), el efecto de las normas contables sobre alquileres NIIF 16 (+355 millones y los fondos obtenidos con la ampliación de capital.

En las cuentas, la compañía ha destacado que con la aprobación de la circular de remuneración para las operaciones de transporte y regasificación y la publicación de la tasa de remuneración financiera, cuenta con un marco regulatorio estable para el periodo 2021-2026.