Endesa conectó a la red 390 MW de renovables en 2020, distribuidos en 12 plantas eólicas y solares en Aragón, Andalucía, Extremadura, Castilla-La Mancha y Baleares pese a al impacto de la pandemia de COVID-19, ha informado la entidad en un comunicado.

Los proyectos, que han supuesto una inversión de más de 320 millones de euros, representan una producción anual de 911 GWh, y evitarán la emisión a la atmósfera de más de 424.228 toneladas de CO2 al año.

El proyecto ha generado una media de 1.500 empleos directos

Según ha señalado la compañía, se trata de un reto que ha generado una media estimada de más de 1.500 empleos directos en las labores de construcción, un esfuerzo conjunto realizado con los socios industriales y contratistas para trabajar bajo estrictos protocolos de seguridad por el coronavirus.

En colaboración con los ayuntamientos concernidos, para cada una de las 12 plantas se ha impartido formación en operación y montaje a 323 personas en modo presencial en el entorno de los parques.

En un año "muy complicado", el proyecto permite a Endesa avanzar en su objetivo de sustituir su capacidad de generación térmica por renovable ante el cierre de hasta 4.800 MW de producción con carbón entre 2019 y 2023.