Enel, principal accionista de Endesa, ha presentado este martes su plan estratégico para el periodo 2021-2023, en el que prevé unas inversiones de 40.000 millones de euros, un 36 % más que para el periodo 2020-2022, y estima 160.000 millones para la década 2021-2030.

El nuevo plan estratégico que el grupo energético italiano ha comunicado al mercado prevé que el resultado neto aumentará entre un 8 % y un 10 % en tasa anual en los próximos tres años, para alcanzar en 2023 entre 6.500 y 6.700 millones.

El dividendo por acción para 2023 será de 43 céntimos en 2023 frente a la 35 céntimos de 2020

Mientras, el resultado bruto operativo (ebitda) se prevé que alcance entre 20.700 millones y 21.300 millones de euros, entre un 5 % y un 6 % más que los 18.000 millones con que el grupo prevé cerrar 2020.

Entre 2020 y 2030, Enel espera un crecimiento del beneficio neto ordinario de entre el 6 % y el 7 % de tasa de crecimiento anual compuesto y de entre el 5 % y el 6 % del ebitda ordinario.