El principal riesgo de la aplicación FaceApp, que entre otras prestaciones simula el envejecimiento del usuario a partir de una foto, es su posible uso para suplantar la identidad, han coincidido en destacar este jueves expertos en ciberseguridad.

"Se puede suplantar la identidad de alguien a través de una mera foto", ha afirmado José Miguel Loste, responsable del Departamento de Productos y Tecnologías de Seguridad del Centro Criptológico Nacional (CCN), durante una mesa redonda organizada por la patronal de la industria tecnológica Ametic y Samsung.

En EEUU el Partido DEmócarta pide que se investigue FaceApp

La aplicación, desarrollada por un programador ruso y con más de cien millones de descargas en todo el mundo, ha despertado suspicacias particularmente en EE.UU., donde los demócratas han pedido al FBI que la investigue.

La suplantación de identidad por biometría es un gran riesgo, según Loste, entre otros motivos porque la cara es una de las herramientas más habituales para comprobar la identidad de una persona en aplicaciones móviles.

Marco Lozano, responsable de Empresas y Profesionales del Instituto Nacional de Ciberseguridad (Incibe), ha explicado que para autorizar transacciones se suele pedir un PIN, la huella dactilar o la cara.