Los representantes de los trabajadores de Alcoa, del Gobierno y el fondo suizo Parter Capital mantendrán una reunión este martes para conocer el proyecto que hay sobre las factorías de A Coruña y Avilés (Asturias).

Este lunes, cerca de medio millar de personas, han protagonizado una manifestación entre el estadio Santiago Bernabéu y el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo.

Los trabajadores de Alcoa, que han puesto fin así a la llamada "marcha del aluminio", que se inició el pasado 13 de junio en Avilés, han reclamado que la solución para las dos plantas abarque más de los dos años de empleo garantizado que establece el proyecto del fondo Parter Capital.

El secretario general de Industria, Raúl Blanco ha recibido a una representación sindical al término de la manifestación.

Lograr una solución real para las fábricas

Antes de la marcha, el presidente del comité de empresa de la planta de Alcoa en Avilés, José Manuel Gómez de la Uz explicó que el objetivo es lograr una "solución real" para las fábricas de Alcoa, "no ficticia" como consideran que es la que ofrece Parter, que en un inicio hará que las fábricas trabajen sólo a la mitad de la capacidad que tenían antes del acuerdo laboral por el que se paralizaron las series de electrolisis de aluminio primario.

Ha asegurado que cualquier solución a futuro depende de los costes eléctricos en España, que "no mejoran, sino que empeoran", y ha afirmado que la oferta de Parter no asegura un "empleo activo".

También el secretario de la federación estatal de Industria de CCOO, Agustín Martín, se ha quejado de que la participación de los trabajadores en el proceso ha sido "muy limitada" y ha indicado que lo que van a exigir es que la venta garantice que los trabajadores tendrán salida, pues no quieren que "el proyecto sea efímero", sino un proyecto con futuro y no "especulativo".