La multinacional catalana de hemoderivados Grifols elevará un 20 % la retribución fija anual que perciben cada uno de los miembros del consejo de administración, y también aumentará entre un 3,62 y un 4,67 % la de sus principales directivos, el presidente y los dos consejeros delegados.

Así lo pone de manifiesto la información remitida por Grifols a la CNMV, el regulador bursátil español, en la que desvela que la comisión de nombramientos y retribuciones ha propuesto al consejo una serie de modificaciones en la política de remuneraciones vigente que debe aprobar la próxima Junta General de Accionistas.

En concreto, la remuneración fija del presidente no ejecutivo, Víctor Grífols Roura, pasará de los 965.000 euros a alcanzar el millón de euros, lo que supone un aumento del 3,62 %.

En cuanto a los consejeros delegados de Grifols, Víctor Grífols Déu y Raimon Grífols Roura, pasarán a tener una remuneración fija de 895.000 euros en 2020, frente a los 855.000 euros de 2019, lo que supone un 4,67 % más.

No obstante, el mayor aumento se producirá en la retribución fija anual de los consejeros no ejecutivos, que pasa de los 100.000 a los 120.000 euros.

Asimismo, el grupo ha acordado que si un consejero asume responsabilidades adicionales en diversas comisiones de Grifols podrá percibir un máximo de 175.000 euros al año.

Grifols justifica esta modificación de su política de remuneraciones porque el sueldo de los consejeros no ejecutivos data de 2012, cuando Grifols tenía una capitalización bursátil de unos 5.000 millones, frente a la actual de 18.000 millones, por lo que ve necesario actualizar la remuneración fija de los consejeros.

El presidente de Grífols ganó 1,5 millones en 2019

Víctor Grífols Roura, ganó 1,50 millones de euros en 2019, un 6,7 % menos que en 2018, mientras que los dos consejeros delegados de la multinacional de hemoderivados, Víctor Grífols Déu y Raimon Grífols Roura, cobraron 1,2 millones cada uno.

Así lo pone de manifiesto la compañía en un informe remitido a la CNMV en el que detalla las remuneraciones percibidas en 2019.

El salario fijo del presidente se mantiene en los 965.000 euros, pero la remuneración total de 2019 cae respecto a 2018 porque el año pasado recibió acciones de clase B de la compañía por valor de 536.000 euros, derivadas de 2017, cuando ejercía roles ejecutivos en la compañía, y en 2018 había recibido más cantidad en forma de acciones, el equivalente a 645.000 euros.

Víctor Grífols Déu, uno de los dos consejero delegados de Grifols, que es hijo del presidente de la compañía, cobró el año pasado un total de 1,21 millones de euros, lo que supone un 53,2 % más que en 2018, cuando su remuneración total alcanzó los 791.000 euros.

Ello se explica porque ha crecido tanto su remuneración en metálico (de 747.000 euros a 1,038 millones) como las acciones o instrumentos financieros consolidados a los que tiene derecho por sus responsabilidades en la empresa (el año pasado cobró 174.000 euros en forma de acciones de clase B y en 2018 un total de 44.000 euros).

En cuanto al otro consejero delegado, Raimon Grífols Roura, hermano del presidente de la multinacional, cobró 1,27 millones de euros en 2019, un 17 % más, al sumar 169.000 euros en acciones de clase B a los 1,10 millones que percibió en metálico.