La multinacional catalana de hemoderivados Grifols ganó 596,6 millones de euros en 2018, un 10% menos que en 2017, gracias principalmente al crecimiento de sus ventas.

Grifols ha informado a través de un hecho relevante a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que sus ingresos se elevaron hasta los 4.486,7 millones, un 3,9 % más que en el ejercicio anterior

La División Bioscience lidera el crecimiento.

Los ingresos se han situado en 3.516,7 millones de euros con un incremento del 8,0%

El crecimiento continuado de los ingresos de la división se sustenta en una demanda muy sólida de las principales proteínas plasmáticas, según la compañía.

Destaca la aceleración del volumen de ventas y el aumento en precio de la inmunoglobulina en determinados países.

La evolución de estas proteínas plasmáticas, conjuntamente con las inmunoglobulinas específicas, ha permitido compensar el retroceso de las ventas de factor VIII.

En el último trimestre de 2018 se han producido determinados retrasos en el proceso de renovación de determinadas licencias en China que han impactado su evolución comercial.

Los ingresos de la División Diagnostic se han mantenido estables en 702,3 millones de euros.

Grifols es líder global en diagnóstico transfusional, área que constituye el principal motor de crecimiento de la división en 2018.

Los ingresos de la División Hospital se han situado en 119,5 millones de euros.

En 2018 han aumentado las ventas en todas las líneas de actividad que integran la división. Grifols mantiene su liderazgo en España como proveedor de soluciones intravenosas y continua ofreciendo una amplia cartera de soluciones integrales para la farmacia hospitalaria en España y Latinoamérica, mientras amplía su negocio en EE.UU.

Por su parte, la División Bio Supplies integra principalmente las ventas de productos biológicos para uso no terapéutico, los relacionados con los acuerdos de producción con Kedrion y las ventas de plasma a terceros de Haema y Biotest, que ascienden a 80,3 millones de euros.

Ambos efectos han impulsado las ventas de esta división hasta 167,0 millones de euros en 2018, frente a los 66,8 millones de euros obtenidos en el mismo periodo de 2017.

El ebitda subyacente ha ascendido a 1.218,4 millones de euros, que representa un margen del 27,7 %.

A nivel de margen bruto se mantiene el impacto de los mayores costes de obtención de plasma asociados a los esfuerzos, orgánicos e inorgánicos, que está realizando la compañía para seguir incrementando su acceso a plasma con el objetivo de seguir dando respuesta a la sólida demanda de productos plasmáticos.

Grifols es la compañía líder en centros de plasma con 256 centros gestionados que incluyen los 6 centros adquiridos en EE.UU. a Kedplasma; Biotest US (24 centros en EE.UU.); Haema (35 centros en Alemania) y la apertura de un nuevo centro en Alemania en el marco de su joint venture Plasmavita Healthcare.

En lo que respecta a gastos operativos, Grifols ha decidido reforzar su inversión en determinados proyectos de I+D+i.

Entre ellos los relacionados principalmente con la albúmina (tras los resultados obtenidos en el estudio clínico AMBAR) y en otros relacionados con enfermedades hepáticas (estudios PRECIOSA y APACHE). Las operaciones corporativas, incluyendo las adquisiciones de Haema, Biotest y las negociaciones con Shanghai RAAS, han generado un aumento de los gastos operativos relacionados.

El resultado financiero se ha situado en 257,2 millones de euros. Incluye 32,0 millones de euros de impacto positivo generado tras la desinversión prevista en Tigenix realizada en el segundo trimestre de 2018.

La tasa impositiva efectiva se ha situado en el 18,1% como consecuencia, principalmente, de la reforma fiscal aprobada en EE.UU. a finales de 2017.

Excluyendo las partidas no recurrentes reconocidas a finales de 2017, el beneficio neto incrementa un 1,5% hasta situarse en 596,6 millones, frente a los 587,9 millones de euros de 2017. Representa el 13,3% de los ingresos.

La deuda financiera neta de Grifols se situó en 5.343,1 millones de euros, incluyendo 1.033,8 millones de euros en caja (886,5 millones de euros en 2017).

La compañía dispone de líneas de financiación no dispuestas por importe de cerca de 400 millones de euros que elevan su posición de liquidez a 1.400 millones de euros aproximadamente.

El ratio de deuda financiera neta sobre EBITDA se ha situado en 4,32 veces a diciembre de 2018 y disminuye hasta 4,19 veces si se excluye el efecto de los tipos de cambio.

Gestión del endeudamiento, una prioridad para la compañía.

Para cumplir con este objetivo, Grifols mantiene unos elevados y sostenibles niveles de actividad operativa y una fuerte generación de caja operativa neta. Los 737,4 millones de euros reportados permiten acometer con solvencia también las actividades de inversión previstas en un contexto de crecimiento y de aumento de las inversiones.

Grifols ha destinado 252,2 millones de euros (271,1 millones de euros en 2017) en el ejercicio a inversiones productivas (CAPEX) y 291,4 millones de euros (266,3 millones de euros en 2017) de inversión neta en I+D+i.

A finales de 2018, Grifols acordó la venta de Haema AG y Biotest US Corporation a Scranton Enterprises, B.V. por 538 millones de dólares con el objetivo de monetizar antes ambas inversiones y reforzar su estructura financiera. Grifols mantiene el control operativo de los centros de plasma y dispone de una opción de compra exclusiva e irrevocable sobre ambas compañías.

El periodo medio de cobro ha mejorado y se sitúa en 22 días (24 días en 2017), constatando las medidas aplicadas para su optimización. El periodo medio de pago se sitúa en 65 días y aumenta ligeramente en relación a los 53 días en 2017.

El patrimonio neto se ha situado en 4.696,6 millones de euros a 31 de diciembre.

El capital social está representado por 426.129.798 acciones ordinarias (Clase A), con un valor nominal de 0,25 euros por acción, y 261.425.110 acciones sin voto (Clase B), con un valor nominal de 0,05 euros por acción.

Dividendos

En 2018, se han realizado dos pagos correspondientes a dividendos por un importe total de 278,8 millones de euros.

En el segundo trimestre de 2018 se realizó el segundo pago de dividendos con cargo al ejercicio 2017 en concepto de dividendo final y en diciembre de 2018 se hizo efectivo el pago del dividendo a cuenta de los resultados del ejercicio 2018. Grifols mantiene su compromiso de retribución a sus accionistas vía dividendos.

Noticias relacionadas:

https://www.efeempresas.com/noticia/grifols-gano-319-millones-junio-15-mas-perdio-ingresos/

https://www.efeempresas.com/noticia/grifols-repartira-un-dividendo-de-02-euros/

https://www.efeempresas.com/noticia/grifols-incremento-su-beneficio-un-85-entre-enero-y-septiembre-hasta-los-468-millones/