Iberdrola ganó en los nueve primeros meses del año 2.681 millones de euros, un 4,7 % más,

Según ha informado Iberdrola a través de un hecho relevante a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), la actividad de la compañía durante el período se vio impactada por la COVID-19, que representó 203 millones de euros a nivel de beneficio neto, por el efecto sobre la demanda y las provisiones por insolvencias.

La evolución en el último trimestre muestra una progresiva normalización de la demanda y los precios de energía en España y el Reino Unido, mientras que países como Estados Unidos y Brasil avanzan en la implantación de medidas regulatorias de recuperación.

 A septiembre, el beneficio bruto de explotación (Ebtida) ajustado se elevó un 3,2 %, hasta los 7.561,5 millones de euros.

 La evolución de esta magnitud, que incluye el efecto COVID de 216 millones de euros, está apoyada por el incremento de capacidad instalada renovable y la evolución operativa del negocio renovable y de generación y clientes. Eliminados extraordinarios del período en 2019 y 2020, el Ebitda alcanzaría los 7.345,2 millones, un 2 % menos.

Por negocios, el Ebitda en renovables aumenta un 5,6 %, hasta los 1.771,5 millones de euros, impulsado principalmente por el Reino Unido y Estados Unidos y tras aumentar la potencia media operativa un 7,4 %, hasta los 29.175 MW, y la capacidad instalada total hasta los 33.701 MW.

El área de generación y clientes presenta un crecimiento del 10,3 % y logra un Ebitda de 2.004,3 millones de euros.

Redes, por su parte, impactada por el efecto COVID y situaciones climatológicas adversas en Estados Unidos, reduce su Ebitdaun 10,7%, hasta los 3.519,7 millones de euros.

Iberdrola mantiene la retribución al accionista

El aumento de las inversiones, la evolución operativa de los negocios y la diversificación del modelo permiten a Iberdrola mantener su previsión de beneficio neto para el cierre de 2020, con un crecimiento estimado de un dígito medio/alto.

Iberdrola mantiene, asimismo, su política de retribución al accionista, con la puesta en marcha de una nueva edición del programa 'Iberdrola Retribución Flexible', con el que distribuirá un dividendo a cuenta de 2020 de al menos 0,168 euros brutos por acción. El importe final será abonado en febrero de 2021.

Durante el ejercicio, Iberdrola se ha reforzado en los principales mercados donde opera y ha abierto nuevas plataformas con el objetivo de posicionarse en mercados con gran proyección renovable, muchos de ellos en su estado inicial, que suman cartera de proyectos a medio y largo plazo.