Iberdrola ha iniciado la construcción de su primera planta fotovoltaica en Aragón, un proyecto ubicado en Teruel y que se suma a los más de 360 Mw eólicos e hidráulicos que opera en la región y forma parte del plan de inversión en renovables para instalar 3.000 MW renovables en España a 2022.

Esta planta estará integrada por 142.740 módulos fotovoltaicos de células de silicio monocristalino con estructura fija, generará durante su construcción hasta 140 empleos en el periodo álgido de trabajo.

Una vez se ponga en marcha, que se prevé para finales de 2020, producirá energía limpia para una población equivalente a 24.290 hogares/año, además de evitar la emisión de unas 19.000 toneladas CO2 al año.

Este nuevo proyecto se une al parque eólico El Pradillo y al parque eólico Puylobo, ambos en Aragón, donde opera ya más de 360 Mw eólicos e hidráulicos.

Estrategia inversora renovable en España

Iberdrola está desarrollando el plan de inversión más ambicioso en España, que contempla la instalación de 3.000 Mw eólicos y fotovoltaicos en 2022 y hasta 10.000 MW para 2030, un plan que permitirá la creación de 20.000 puestos de trabajo.

En esta línea, la apuesta de Iberdrola por un modelo económico descarbonizado le ha llevado a comprometer inversiones de 10.000 millones de euros cada año en el mundo, después de haber destinado casi 100.000 millones a estos ámbitos desde 2001, de los que 25.000 se han invertido en España.