Los bancos españoles registraron pérdidas atribuidas agregadas de 11.531 millones de euros en el primer semestre de 2020, tras realizar un esfuerzo en provisiones y saneamientos de 26.518 millones de euros para anticipar los efectos económicos de la pandemia del COVID-19.

El margen bruto, que representa la totalidad de los ingresos obtenidos, se redujo un 5,9% en este periodo debido, fundamentalmente, a la disminución del margen de intereses y, en menor medida, de los ingresos netos por comisiones, pese a los mayores resultados por operaciones financieras, según ha informado la Asociación Española de Banca (AEB).

Los gastos de explotación se redujeron un 7,3 % hasta junio en tasa interanual, lo que permitió situar la ratio de eficiencia en el 48,8% y supone mejorar en 70 puntos básicos la registrada en el primer semestre del ejercicio precedente.

El efecto conjunto de la reducción del margen bruto y la contracción de los gastos de explotación sitúa el margen neto, magnitud que no incorpora las provisiones, por encima de 20.000 millones de euros en los seis primeros meses del año, un 4,5% inferior al de junio de 2019.

El elevado volumen de dotaciones y los saneamientos de activos intangibles realizados para reforzarse ante la Covid, por un total de 17.000 millones de euros más que en el ejercicio precedente, motivan el resultado negativo del semestre.

Balance consolidado

El balance consolidado superó por primera vez los 2,75 billones de euros a 30 de junio de 2020, lo que significa un crecimiento del 5,3% en tasa interanual y refleja el aumento de los saldos de créditos y depósitos hasta niveles récord.

El crédito otorgado a la clientela se incrementó un 2,5% hasta alcanzar 1,6 billones de euros, mientras que los depósitos de la clientela aumentaron un 4,8% y superaron los 1,5 billones de euros. Así, la ratio de préstamos sobre depósitos disminuyó 2 puntos porcentuales hasta el 106%.

La ratio de morosidad se redujo al 3,6 %, frente al 3,9% de un año antes. Tras el significativo esfuerzo en provisiones para insolvencias realizado, la ratio de cobertura se elevó al 74% de los activos dudosos, lo que significa 6 puntos porcentuales más que en junio de 2019.

El saldo neto agregado con bancos centrales e intermediarios financieros cambió de signo, de forma que el conjunto de los bancos españoles presenta en junio de 2020 una posición neta prestamista cercana a los 18.000 millones, frente a los casi 4.000 millones netos tomados de un año antes.

El patrimonio neto se ha visto afectado por los resultados negativos registrados en el primer semestre del año y se eleva a 170.000 millones de euros a 30 de junio, lo que significa un descenso del 12% anual.