La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ha detectado "algunas debilidades" en las prácticas de comercialización por parte de la banca de los productos de inversión, según un ejercicio de de "mystery shopping" o inspectores anónimos, que ha realizado la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

En un comunicado, la CNMV ha explicado  que el ejercicio se ha realizado en colaboración con una firma externa, y ha consistido en 450 visitas simuladas -clientes o potenciales clientes- a oficinas bancarias en 20 poblaciones.

Según la CNMV, el ejercicio ha puesto de relieve "algunas debilidades en las prácticas de comercialización de productos de inversión" en la fase de contactos iniciales de los clientes con la entidad, como que se formulan verbalmente recomendaciones implícitas que son percibidas como asesoramiento por los clientes.

De la misma manera, ha detectado el uso de fichas comerciales que recogían de forma imprecisa o incorrecta información relevante del DFI (Documento de Datos Fundamentales) de los fondos de inversión, producto ofrecido en la mayor parte de los casos.

La CNMV añade que ha detectado "ciertas insuficiencias en la información sobre riesgos y costes" de los productos y ha destacado que la totalidad de los fondos de inversión ofrecidos por la banca eran gestionados por el propio grupo de la entidad.