La constructora española FCC declarará el viernes 22 de Noviembre en la Audiencia Nacional como investigada en la causa por presunta corrupción en las transacciones internacionales y blanqueo entre 2009 y 2015, por el pago de 82 millones de euros en comisiones para la adjudicación de obras en Panamá.

En la providencia, conocida este viernes, el juez Ismael Moreno cita a los representantes legales de las tres filiales (FCC Construcción, FCC Construcción Centroamérica y Construcciones Hospitalarias), sospechosas de haber participado en un consorcio con la multinacional brasileña Odebrecht que generó "sobrecostes en los contratos del suministro de acero" para los proyectos del metro de Panamá y de la Ciudad Hospitalaria de Clayton".

Asimismo, el titular del juzgado central de Instrucción número 2 emplaza para ese mismo día a un testigo solicitado por la Fiscalía Anticorrupción.

Según el auto de imputación del pasado 30 de octubre, los sobrecostes creados por el consorcio "fueron destinados a los presuntos pagos de corrupción a través de una secuencia de sociedades instrumentales y circuito de cuentas bancarias para acabar abonando esas ganancias ilícitas en pagos encubiertos como comisiones comerciales y a terceros responsables políticos y empleados públicos".

Lo que se investiga es la posible comisión de un delito de blanqueo de capitales, cohecho y organización criminal cometidos entre 2009 y 2015, después de que en 2017 se presentara una querella contra un asesor jurídico de Odebrecht, empresa que se habría servido de sociedades pantalla españolas para blanquear cantidades procedentes de los sobornos abonados por diversas constructoras, a cambio de adjudicaciones.

La Fiscalía cree que se sobredimensionó el suministro de acero necesario para construir el metro de Panamá

Por lo que respecta a las obras del metro de Panamá, directivos de FCC y empleados de Odebrecht habrían diseñado, según la Fiscalía, un sistema de corrupción que consistió en sobredimensionar el suministro de acero necesario para construir el metro de Panamá, facturando al doble de su precio.

En cuanto a las sociedades pantalla presuntamente utilizadas, las mismas para las obras del metro y para el hospital, son Global Quality Steel y Scees Steel, cuyos administradores, Javier Ayora, Eduardo Trijueque y Sasa Arsic, han declarado ya como investigados.

No obstante, la investigación ha desvelado "dos circuitos de pagos de dádivas distintos, ya sean los contratos del metro, los de la Ciudad de la Salud o los de la Ciudad Hospitalaria", que confluyeron sólo en algunos casos en las mismas sociedades, testaferros y entidades bancarias.

A mediados de año, FCC presentó dos denuncias ante la Fiscalía Anticorrupción sobre los acuerdos comerciales suscritos en relación con estos hechos, y aportó 38 facturas y transferencias emitidas entre los años 2010 y 2014 por un importe de 82.768.849 euros.