Liberbank obtuvo un beneficio neto de 59 millones de euros hasta septiembre, un 38,9 % menos que un año antes, tras destinar 177 millones a provisiones para paliar el impacto de la pandemia de coronavirus, de los que 108 fueron para sanear el crédito y "anticiparse a un mayor deterioro del escenario macroeconómico".

Pese al impacto de los rebrotes de la pandemia en este periodo trimestral, Liberbank logró incrementar su ritmo de actividad bancaria, cuyo impulso comercial, unido el efecto positivo de la evolución de los canales digitales y remotos, y al desarrollo del modelo de banca abierta (open banking), ha permitido, junto a la continuidad en la contención de gastos, la mejora en todos los márgenes de la cuenta de resultados en doble dígito y que la aportación al beneficio del tercer trimestre fuera positiva, de 18 millones, una cifra similar a la registrada en los dos trimestres previos al COVID.

La entidad aumentó hasta septiembre el volumen de negocio, tanto en recursos de clientes (con un crecimiento del 7,3 por ciento) como en inversión crediticia, que continuó su senda de fuerte incremento, elevándose el saldo vivo un 8,4 por ciento, destacando la actividad hipotecaria, cuyo saldo aumentó un 7 por ciento y las nuevas formalizaciones de 3 préstamos alcanzaron un cuota de mercado del 6,5 por ciento, el triple del tamaño de Liberbank en el sector bancario.

Liberbank logró continuar el proceso de reducción de activos improductivos, rebajando la tasa de mora por debajo del 3 %

La entidad está afrontando la crisis del coronavirus con elevados niveles de solvencia (el capital de máxima calidad, CET 1, fully loaded, que continuó aumentando hasta alcanzar el 14,14 %, mejorando las coberturas y reduciendo la ratio de mora, con una cartera de riesgos diversificada y con un margen comercial resiliente, que se mantiene entorno al 1,6 % balance de Liberbank registró en un crecimiento interanual hasta septiembre de 2020 del 11,3 por ciento, alcanzando los 46.814 millones de euros.

En el tercer trimestre, pese a los rebrotes de la pandemia, se consolidaron las tendencias positivas de los últimos trimestres tanto en el pasivo, aumentando los recursos de clientes y el patrimonio de fondos de inversión, como en el activo, tanto en el segmento productivo como en el hipotecario, así como en el saneamiento del balance, con la reducción sostenida y continua de la cartera de activos improductivos, en mora y adjudicados.

El volumen total de recursos a 30 de septiembre de 2020 era de 39.948 millones, un 7 % más que un año antes, debido tanto a la evolución de los recursos de clientes minoristas (aumento del 7,3 %) como de los recursos mayoristas, representando los recursos minoristas el 82 %, principalmente de hogares, lo que proporciona una base muy estable de recursos a la entidad y que, por su crecimiento mayor que el sector, permiten un fortalecimiento continuado de la cuota de mercado.

Los recursos de clientes alcanzaron al cierre del tercer semestre los 32.955 millones de euros, un 7,3 % superiores al año anterior, de los que 26.530 millones corresponden a recursos en balance (7,2 por ciento) y 6.425 millones a recursos fuera de balance, (7,8 por ciento interanual).

Los depósitos a la vista siguieron la tendencia de los últimos trimestres, debido a los bajos tipos de interés, aumentando un 15,2 por ciento en términos interanuales hasta alcanzar los 20.026 millones de euros.n.

Los fondos de inversión crecieron un 15,5 por ciento, superando los 4.000 millones y una cuota del 14 por ciento en nuevas suscripciones

El incremento de recursos fuera de balance, por su parte, se concentró en el segmento de fondos de inversión, que registraron un crecimiento interanual del 15,5 %, superando el patrimonio la cifra de 4.000 millones de euros (4.047 millones) tras alcanzar en el conjunto del ejercicio unas suscripciones netas de 332 millones.