Ryanair ha anunciado este miércoles la distribución de miles de estufas de cocina de bajo consumo en Uganda gracias a las donaciones de sus clientes y que ha reducido la huella de carbono asociada a sus viajes aéreos en 280.000 toneladas.

Las donaciones forman parte del proyecto "Improved Cookstoves" de la aerolínea, que busca mejorar estos sistemas de calefacción en colaboración con la organización First Climate mediante la compensación de la huella de carbono de los vuelos.

Más del 90 % de los ugandeses y casi 3.000 millones de personas en todo el mundo cocinan a diario en una chimenea o en estufas de leña o carbón, para las que se utiliza carbón vegetal, que libera toxinas, humo y gases de efecto invernadero como el conocido CO2 o el metano, contribuyendo al cambio climático.

Uganda pierde el 2 % de su bosque anualmente

Además, cada año se pierde el 2 % de la superficie de bosque en Uganda, siendo el uso de leña el segundo mayor factor de deforestación después del desbroce de tierras.

El responsable de marketing de Ryanair, Kenny Jacobs, ha señalado que las donaciones de sus clientes demuestran que "tienen resultados significativos y tangibles tanto en el medio ambiente como en las poblaciones".

Por su parte, el director ejecutivo de First Climate, ha declarado que este compromiso "es importante para mitigar el cambio climático, además de ayudar a la mejora de las vidas de miles de familias locales".