Los trabajadores de Nissan en Barcelona se han movilizado este jueves contra el cierre de sus plantas con una marcha lenta de centenares de vehículos que ha colapsado la circulación en algunas vías, y que ha acabado con una protesta a pie en la Diagonal frente al bufete encargado de los despidos.

Cuando se cumple justo una semana de la comunicación del cierre, tres columnas de vehículos, integradas por turismos y motocicletas, han partido a las 10.30 horas de las fábricas de Zona Franca, Montcada i Reixac y Sant Andreu de la Barca en dirección a la avenida Diagonal de Barcelona.

Los vehículos han hecho sonar los cláxones y portaban carteles en defensa de los 25.000 puestos de trabajo directos e indirectos amenazados por el cierre

Algunos coches llevaban carteles con lemas como "25.000 familias. Nissan no se cierra" e imágenes del "Daruma", la tradicional figura japonesa que estaba presente en todas las ceremonias de presentación de nuevos modelos en la factoría de Zona Franca.

La marcha ha provocado colas ya en la Ronda Litoral y los trabajadores han cortado después la circulación en la avenida Diagonal, donde los manifestantes han aparcado los coches para seguir a pie la protesta frente al edificio que alberga el despacho de abogados al que Nissan ha encargado el expediente de regulación, y que se encuentra muy cerca del consulado de Japón.

En la Diagonal, a la altura de la calle Entença, los trabajadores de Nissan han gritado consignas contra la decisión de la multinacional nipona como "Nissan no se cierra" y han tirado petardos, provocando cierta tensión, aunque no se han producido incidentes y los efectivos de los Mossos d'Esquadra que se han desplazado hasta el lugar no han tenido que actuar.

La protesta de los empleados del motor, muchos de los cuales iban acompañados por sus familias, ha recibido también el apoyo de grupos de taxistas convocados por el colectivo Elite.

La mayoría de trabajadores llevaban mascarillas pero el gran número de manifestantes ha hecho muy difícil mantener las distancias de seguridad para evitar la propagación de coronavirus.

La protesta s forma parte de las movilizaciones que convoca el comité de empresa como forma de presión a la multinacional para que renuncie a su intención de cerrar sus plantas en Cataluña, que tiene fecha prevista para diciembre de este año.

Por su parte, UGT de Cataluña ha pedido formalmente este jueves a los gobiernos central y autonómico que les remita "lo antes posible" el plan elaborado por las dos administraciones sobre la viabilidad de las plantas de Nissan en Cataluña.

En concreto, ha enviado cartas a la ministra de Industria, Reyes Maroto, y a la consejera de Empresa, Maria Àngels Chacón, en las que solicita que "se detalle" el plan, que cuenta con el apoyo del Ayuntamiento de Barcelona y el Consorcio de la Zona Franca (CSZB).