Mapfre ha informado este viernes que propondrá en su momento a la Junta General de Accionistas mantener el dividendo de este año en un importe equivalente al de 2018 a pesar de que en su resultado atribuible del ejercicio 2019 asumirá un impacto de entre 130 y 140 millones de euros como consecuencia de los recientes tifones Faxai y Hagibis ocurridos en Japón en los meses de septiembre y octubre, así como, en menor cuantía, los daños producidos en los recientes disturbios en Chile.

Mapfre ha señalado en un comunicado que "estos eventos no tienen un impacto significativo en la posición de solvencia y de fortaleza" de su capital.

Por ello, ha señalado que el Consejo de Administración de Mapfre ha acordado, proponer en su momento a la Junta General de Accionistas mantener el dividendo de 2019 en un importe equivalente al de 2018.

Los tifones que han sacudido esta temporada la zona del Pacífico asiático han sido particularmente virulentos. Hagibis ha sido considerado el peor tifón registrado en Japón en los últimos 70 años. Más de 100 personas perdieron su vida como consecuencia del siniestro.

El coste estimado para el sector asegurador de ambos eventos supera los 20.000 millones de dólares

El impacto para Mapfre de 130-140 millones se recogerá principalmente en el negocio de reaseguro, y se ha calculado según las estimaciones efectuadas por la compañía en base a las comunicaciones de las entidades aseguradoras cedentes.

Este aumento extraordinario de costes va a provocar una revisión del actual Plan Estratégico 2019-2021. El resultado de este análisis se presentará a la Junta de Accionistas del Grupo el próximo mes de marzo.