El sector del comercio ha apostado por flexibilizar y liberalizar los horarios comerciales y establecer programas de apoyo para dar recursos a las pymes y acelerar su digitalización porque, como ha señalado el presidente de PwC, Gonzalo Sánchez, "en los próximos meses nos jugamos los próximos 20 años".

Durante la celebración de la Cumbre Empresarial "Empresas españolas liderando el futuro", organizada por la patronal CEOE, las mesas de Comercio y de Asesoramiento y Estrategia han coincidido en la necesidad de que el Ejecutivo apoye a las empresas y al comercio, al ser el motor de la recuperación económica.

Para el presidente de la Asociación Nacional de Grandes Empresas de Distribución (Anged), Alfonso Merry del Val, "la situación del comercio es crítica", y ha señalado que hay que ser realistas, ya que "de esta crisis saldremos más pobres" y "sus efectos serán demoledores sobre el empleo y la economía".

Dinamización del comercio

En el mejor de los escenarios, en 2020 el comercio perderá unos 30.000 millones de facturación, sobre todo, en categorías de no alimentación, donde la caída de las ventas ha superado el 50 %, ha dicho Merry del Val, que ha apostado por "impulsar un gran pacto para ampliar horarios de apertura a domingos y festivos durante 2020", para así poder "dinamizar el comercio, el consumo y, sobre todo, mantener o reforzar el empleo".

El presidente de Anged, que ha señalado que en este 2020 el comercio va a estar cerrado uno de cada tres días, lo que supone un tercio del año, ha pedido al Ejecutivo que no convierta la economía en un "infierno fiscal y legislativo".

En este sentido, el presidente de PwC, Gonzalo Sánchez, ha advertido de que "en los próximos meses nos jugamos los próximos 20 años", por lo que ha lamentado que "en España, cuando se toman medidas, se piense a corto plazo, mientras que en Europa se hace con la vista puesta en el futuro, lo que requiere consenso, participación privada, evita inversiones no rentables y fomenta proyectos de transformación".

Sánchez ha advertido de que las decisiones de inversión que se tomen en los próximos meses marcarán el futuro del país, y ha considerado que no se está percibiendo que la crisis en España es "brutal", muy profunda, con una recesión que va a ser larga y en la que se van a destruir 150.000 millones de la economía.

Por su parte, el presidente de la Asociación de Cadenas Españolas de Supermercados, (ACES), Aurelio del Pino, ha dicho que es necesario "avanzar en las liberalización de horarios comerciales y eliminar cargas en la apertura de nuevos establecimientos para que el comercio físico pueda competir en igualdad" con el online.

Y es que, según ha subrayado el presidente de la Confederación Española de Comercio (CEC), Pedro Campo, este sector es "estratégico" para la economía española.

Un ministro con poderes

El presidente de Puig y del Instituto de Empresa Familiar, Marc Puig, ha señalado que la colaboración público privada ayudará a salir de la crisis "airosos", y ha señalado que aunque "el modelo capitalista ha traído paz y prosperidad", en la última década "el modelo está en cuestión".

"La empresa debe crear simultáneamente prosperidad económica y valor social", ha indicado y se ha referido a la opción de "nombrar un ministro con poderes, que se rodee de los mejores, que incluya al tejido empresarial y diseñe un plan de salida de la crisis".

En este sentido, el presidente de Deloitte España, Fernando Ruiz, ha apostado por la necesidad de que se tomen medidas para atraer la inversión, mientras que el presidente de KPMG en España, Hilario Albarracín, ha subrayado que la incertidumbre no gusta a los inversores, por lo que ha considerado esencial aportar seguridad jurídica.

Apuesta por la digitalización

La directora general de Google España, Fuencisla Clemares, ha destacado que el COVID-19 ha transformado la relación con el comercio electrónico y el canal online ha crecido más de un 74 % respecto al año pasado en estas semanas de confinamiento, según Deloitte, mientras que el 52 % de los internautas han declarado comprar online en una plataforma en la que nunca lo había hecho.

Por ello, ha dicho que "se espera que en tres años el 20 % del comercio español sea ya online".

El presidente de EY, Federico Linares, ha aludido a la necesidad de acelerar la digitalización de la Administración del Estado para hacerla más ágil, al tiempo que ha señalado que si se quiere reactivar la economía, no se pueden detraer rentas con más impuestos.