Mastercard, la Fundación Bill y Melinda Gates y Wellcome han anunciado su compromiso de financiar, con 125 millones de dólares, (aproximadamente 110 millones de euros), una iniciativa para hacer frente a la epidemia de COVID-19 a través de la identificación, evaluación, desarrollo y ampliación de tratamientos.

Los socios se han comprometido a brindar un acceso equitativo al tratamiento y a garantizar que los productos tengan una disponibilidad ecuánime, asegurando que éstos lleguen a las poblaciones de bajos recursos.

Con el nombre de Acelerador Terapéutico COVID-19, esta iniciativa desempeñará un papel catalizador para agilizar la evaluación de medicamentos y nuevos productos para tratar a pacientes con COVID-19 a corto y largo plazo.

Actualmente no hay antivirales o inmunoterapias disponibles para luchar contra los patógenos emergentes y ninguno está aprobado para su uso en COVID-19.

La Fundación Gates y Wellcome contribuyen cada una con 50 millones de dólares y el Mastercard Impact Fund se ha comprometido con 25 millones de dólares para impulsar la primera fase del acelerador.

La partida procedente de la Fundación Gates forma parte de su compromiso de donar hasta 100 millones de dólares para acelerar la respuesta al COVID-19.

El director ejecutivo de la Fundación Bill y Melinda Gates, Mark Suzman, ha señalado que "los virus como COVID-19 se propagan rápidamente, pero el desarrollo de vacunas y tratamientos para tratarlos es lento"

El acelerador terapéutico COVID-19 trabajará con la Organización Mundial de la Salud, organizaciones gubernamentales y el sector privado, así como con instituciones globales reguladoras.

Al compartir investigaciones, coordinar inversiones y agrupar recursos, estos esfuerzos acelerarán la investigación. Además, reducirán el riesgo de futuras amenazas epidémicas, asegurando el acceso de medicamentos y tratamientos en países de bajos recursos.

Socios estratégicos para desarrollar medicamentos

La industria farmacéutica y biotecnológica serán socias estratégicas en esta iniciativa, aportando sus conocimientos especializados, bibliografía y datos clínicos para desarrollar medicamentos que traten el COVID-19.

Paralelamente, el acelerador trabajará con los reguladores para alinear los criterios y establecer una estrategia que pueda ajustarse con la capacidad de fabricación de la industria. Los tratamientos que ya tienen aprobación regulatoria y cuentan con datos clínicos ya existentes tardan, de promedio, un año en llegar a los pacientes, y los tiempos suelen ser más largos para aquellos tratamientos cuyos datos clínicos existentes son limitados.

El doctor Jeremy Farrar, director de Wellcome, ha explicado que “este virus supone una amenaza global sin precedentes que debemos afrontar impulsando acuerdos internacionales para desarrollar tratamientos, diagnósticos ágiles y vacunas".

El vicepresidente de Mastercard, Mike Froman, ha dicho que están "orgullosos de unirnos en este esfuerzo crucial para combatir el COVID-19" y reforzar el "compromiso con el crecimiento inclusivo”.