El vicepresidente y consejero delegado de Meliá Hotels International, Gabriel Escarrer, ha dicho este miércoles que la cadena hotelera prevé abrir este año 23 nuevos hoteles

En el marco de Fitur, Escarrer ha explicado que de estas nuevas aperturas, doce corresponden a EMEA (Europa, Oriente Próximo y África); nueve, a Asia Pacífico, y dos, a América, "dando continuidad a la diversificación de la compañía, especialmente enfocada en el segmento vacacional y 'bleisure' (laborocio) y en las marcas de segmento alto.

De las aperturas previstas para este año en EMEA, una es en España, el hotel ME Barcelona, que Escarrer espera se convierta en un icono de la ciudad, mientras que el resto será en Alemania, Países Bajos, Bulgaria, Marruecos, Cabo Verde, Reino Unido o Catar.

En América, será en Cuba y México, en tanto que en Asia Pacífico será en China, Vietnam, Tailandia, Indonesia y Malasia, ha detallado Escarrer.

A esta expansión programada para 2020, se suman otros 62 proyectos hoteleros, cuya apertura está prevista para los tres ejercicios siguientes

De ellos, Meliá abrirá 34 en España y EMEA; 20, en Asia Pacífico, y 8, en América, con 15.384 habitaciones.

En 2019, de 83.778 habitaciones que tiene el grupo mallorquín, el 58 % es de gestión y franquicia y el 42 % restante, de propiedad y alquiler, mientras que en las nuevas aperturas, tanto las de 2020 como las previstas en los años siguientes, la proporción es del 90 % y del 10 %, respectivamente.

Escarrer ha destacado el fuerte enfoque de la compañía tanto en la Cuenca del Mediterráneo como en el Caribe, donde ya son líderes, pero quieren reforzar su presencia, así como en Asia Pacífico, donde esperan convertirse en la primera cadena vacacional en cinco años.

El directivo ha calificado de "extremadamente complicado" el año que acaba de cerrar por la falta de visibilidad en un entorno "muy complejo, incierto y ambiguo", debido al "brexit", la desaceleración de la economía alemana, la recuperación de destinos competidores en el norte de África, las noticias falsas en la República Dominicana o el problema del sargazo en el Caribe.