Mercadona cerró el ejercicio de 2019 con un crecimiento de ventas del 5 %, hasta los 25.500 millones de euros, y un beneficio de 623 millones, lo que equivale también a una subida del 5 % respecto al año anterior.

Así lo ha señalado este martes durante la presentación de los resultados anuales de la compañía su presidente, Juan Roig, quien ha calificado de "brutal" la transformación vivida por la cadena de supermercados en 2019, año en el que su mayor hito fue acometer la primera aventura internacional con su aterrizaje en Portugal.

La firma invirtió 2.200 millones de euros en 2019, casi un 50 % más que un año antes, de los cuales 1.532 millones se destinaron a aperturas y reformas, 421 millones a bloques logísticos y 247 a su transformación digital.

Mercadona esperaba cerrar 2019 con un incremento de sus ventas del 3,7 % y rebajar su beneficio en un 27 %, por lo que el resultado es mejor de lo previsto

"Tenemos que generar más beneficios de los que estamos generando", ha asegurado Roig, quien ha recordado que debido al elevado volumen de inversión las ganancias están siendo inferiores -en términos proporcionales comparadas con la cifra total de ventas- a las que registraba la compañía en 2015 y 2016, antes de iniciar su proceso de transformación.

Para el cierre del ejercicio 2020, la cadena de supermercados espera facturar un 4 % más, hasta los 26.500 millones de euros, y ganar 700 millones, lo que supondría mejorar su beneficio un 12 %.

La inversión será ligeramente menor a la del pasado año (1.800 millones) y la plantilla sumará en torno a otros 2.000 empleados después de alcanzar en 2019 los 90.000 trabajadores repartidos en sus más de 1.600 tiendas.