El grupo Renault vendió 3.753.723 coches en todo el mundo el pasado año, un retroceso del 3,4 % respecto a 2018 que se explica sobre todo por el descalabro de los mercados argentino y turco, y por el abandono de Irán a causa de las sanciones estadounidenses.

En Europa, por su parte, Renault subió un 1,3 %, una décima más que el propio mercado, y sus 698.723 vehículos matriculados allí representaron un 52 % del total de sus ventas, de forma que volvieron a suponer más de la mitad del total, tras la excepción de 2018, anunció este viernes la compañía francesa.

Eso tuvo que ver con el comportamiento positivo de su mercado doméstico francés (1,3 % a 698.727 unidades), Alemania (4,9 % a 247.155), Italia (5,6 % a 220.403) o Reino Unido (6,1 % a 109.952).

En España, el fabricante francés comercializó 183.264 coches, es decir un 3,3 % menos

 Su cuota de mercado en España (el sexto país por su volumen) fue del 12,4 %.

El principal varapalo de estos resultados comerciales vino de Irán, un país que Renault tuvo que abandonar en agosto de 2018 después de haber comercializado ese año poco más de 101.000 automóviles.

También de Argentina, con un hundimiento del 44 % hasta 63.453 coches en un contexto económico y político muy complicado.

Este país sudamericano pasó de ser el noveno en importancia para el grupo en 2018 al décimo sexto un año después.

Algo similar ocurrió en Turquía, con una caída del 26,5 % hasta 85.055 coches. Pasó de ser el octavo mercado para la compañía en 2018 al duodécimo en 2019.

En China, Renault sufrió como los otros fabricantes el descenso de las ventas, en su caso del 17,2 % hasta 179.494 vehículos, en gran parte furgonetas (157.625) que resultan de su asociación con las marcas locales Jinbei y Huasong .

Las buenas noticias fuera del Viejo Continente llegaron sobre todo de Brasil, con un incremento de las ventas del 11,3 % hasta 239.174 coches, que hicieron de ese país el cuarto en importancia para Renault (había sido el quinto en 2018).

También de India, donde el grupo del rombo fue el único que consiguió aumentar las matriculaciones (+7,9 % en un mercado que se encogió un 11,3 %) hasta 88.869.

En Rusia, hubo una progresión del 2,3 % cuando el conjunto del mercado disminuyó un 2,6 %. Los 508.647 vehículos matriculados allí consolidaron ese país como el segundo en importancia para el constructor solo por detrás de Francia.

Por marcas, las ventas de Renault descendieron un 6,9 % hasta 2.357.093 en todo el mundo en 2019; las de Dacia ascendieron un 5,1 % hasta 736.570; las de Lada progresaron un 3,6 % hasta 412.889; las de Jinbei&Huasong cayeron un 2,2 % a 161.901.

Las ventas de coches eléctricos de Renault aumentaron un 23,5 % hasta 62.447 unidades, pero en términos relativos siguieron suponiendo una parte relativamente menor (2 %). Su cuota de mercado en Europa fue del 15,7 %.