La petrolera española Repsol perdió 2.578 millones de euros (3.028 millones de dólares) entre enero y septiembre, frente a los 1.466 millones de euros (1.722 millones de dólares) que ganó un año antes, por el desplome de la demanda y de los precios del crudo y del gas por la covid-19, que la llevaron a ajustar, en el segundo trimestre, el valor de inventarios y activos de producción.

Con caídas desde enero de la cotización del crudo brent del 36 % y del 30 % en el gas Henry Hub, la valoración de los inventarios de Respol se vio impactada negativamente en 1.048 millones de euros (1.321 millones de dólares), mientras que los cambios en el valor de activos de exploración y producción restaron 1.726 millones de euros (2.028 millones de dólares), lo que eleva el impacto de la covid a 2.774 millones de euros (3.259 millones de dólares).

La compañía logró en el tercer trimestre mejorar en 265 millones de euros el resultado neto ajustado del segundo trimestre del año, apoyada en su modelo de negocio integrado, su flexibilidad y resiliencia, que le permitieron lograr un desempeño positivo en un escenario covid-19 muy adverso, que acentuó la recesión mundial.

Repsol priorizó la continuidad de su actividad sobre los habituales criterios de rentabilidad

La compañía mantiene en funcionamiento sus instalaciones y garantiza suministros indispensables como la energía o las materias primas necesarias para la fabricación de gran parte de los productos sanitarios, desde los más básicos de uso más común, hasta los más complejos y avanzados.

La situación generada por el COVID-19 incidió de manera brusca en los precios del crudo y el gas, que sufrieron fuertes caídas durante los primeros meses de 2020, sobre todo, durante el segundo trimestre, donde la demanda mundial padeció el mayor derrumbe de la historia.

Entre enero y septiembre la cotización media del crudo Brent cayó un 36 % y la del WTI un 33 %, con precios medios cercanos a los 40 dólares por barril para ambos indicadores. Por su parte, el gas Henry Hub disminuyó su cotización media un 30 %, arrojando un precio medio para el periodo de 1,9 dólares por Mbtu.

La valoración de los inventarios de Repsol se vio impactada negativamente por el descenso de las cotizaciones de las materias primas de referencia, en -1.048 millones de euros para el periodo.

El consejero delegado de Repsol, Josu Jon Imaz, ha señalado que han sido "capaces de obtener un flujo de caja operativo positivo en todos los negocios, totalizando 2.122 millones de euros en los nueve primeros meses del año, acreditando nuestra solidez incluso en un escenario tremendamente complejo, con precios de las materias primas deprimidos y una demanda inusualmente baja”.