La farmacéutica Rovi registró un beneficio neto de 13,9 millones de euros en el primer trimestre del año, un 102 % más que en el mismo periodo del año anterior, debido al aprovisionamiento de medicamentos por la pandemia del coronavirus, sin I+D" dicho beneficio neto hubiera aumentado un 35%.

La compañía ha destacado que manteniendo en el primer trimestre de este año el mismo importe de gastos de I+D registrado en el mismo periodo del año anterior, el beneficio neto habría aumentado un 70 % hasta los 11,7 millones de euros.

Según los resultados enviados a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), el beneficio neto sin gastos de I+D y no recurrentes aumentó un 35 %, desde los 13,3 millones en el primer trimestres de 2019 hasta los 18 millones del periodo actual.

Asimismo, manteniendo en el primer trimestre de 2020 el mismo importe de gastos de I+D registrado en el mismo periodo del año anterior, el beneficio neto habría aumentado un 70 % hasta los 11,7 millones de euros.

Los ingresos operativos aumentaron un 23 %, hasta los 101 millones de euros en el primer trimestre, como resultado principalmente del negocio de especialidades farmacéuticas, cuyas ventas crecieron un 24 %, y del negocio de fabricación a terceros, que creció un 19 %.

Este incremento significativo se debió parcialmente a las ventas extraordinarias de marzo como consecuencia del almacenamiento de medicamentos por parte de toda la cadena de distribución a causa del Covid-19.

Precisamente, en otro hecho relevante, Rovi ha informado de que debido a las actuales circunstancias derivadas de la propagación del coronavirus, el Consejo de Administración de la Sociedad ha decidido por unanimidad aplazar la convocatoria de su Junta General, cuya celebración estaba inicialmente prevista para el mes de junio,en aras de preservar la seguridad y salud de todos los accionistas

El Ebitda creció un 68 %, desde los 11,9 millones en el primer trimestre de 2019 hasta alcanzar los 20 millones en el primer trimestre de este año.

Para este año 2020, Rovi espera que la tasa de crecimiento de los ingresos operativos se sitúe entre el 0 y el 10 %, aunque la compañía ha destacado que debido a las incertidumbres asociadas a la evolución del Covid-19 y a la duración del estado de alarma, todavía no es posible evaluar el impacto que tendrá la pandemia en el actual ejercicio.

Asimismo, Rovi ha informado de que la tasa fiscal efectiva en el primer trimestre del año fue del 9,6 %, comparada con el 6,9 % en el primer trimestre de 2019, debido principalmente a la activación en 2019 de bases imponibles negativas que Rovi tenía derecho a utilizar.

Las deducciones de gastos de investigación y desarrollo disminuyeron en 1T 2020 como resultado de la reducción en los gastos de I+D en el primer trimestre, frente al mismo período del ejercicio anterior.

A 31 de marzo de 2020, las bases imponibles negativas del Grupo ascendían a 34,9 millones de euros, de las cuales se utilizarán bases por importe de 8,3 millones en el impuesto sobre sociedades de 2019 y 0,8 millones en el primer trimestre de este año

Las ventas de la división de heparinas se incrementaron en un 42 % hasta alcanzar, en el primer trimestre los 55,6 millones de euros.

Las ventas de heparinas representaron el 55 % de los ingresos operativos de la compañía en este periodo.

En cuanto a las ventas de HBPM (biosimilar de enoxaparina y Bemiparina) se incrementaron en un 43 % hasta alcanzar los 53,9  millones de euros en el primer trimestre.

Las ventas del biosimilar de enoxaparina ascendieron a 29,6 millones de euros, un 79 % más, mientras que según el laboratorio, la Bemiparina tuvo un comportamiento positivo, hasta lograr los 24,3 millones de euros, un 15 % más, mientras que las ventas ventas de Neparvis, producto lanzado en diciembre de 2016, se incrementaron un 85 % hasta los 7,9 millones en el primer trimestre.

Asimismo, Rovi ha informado de que presentó la solicitud para la obtención de la autorización de comercialización del medicamento para el tratamiento de la esquizofrenia Doria ante las autoridades sanitarias europeas, la European Medicines Agency (EMA), el pasado mes de diciembre y tras superar la fase de validación, el expediente ha sido admitido a evaluación el día 30 de enero de 2020.