La aerolínea irlandesa de vuelos económicos Ryanair advirtió hoy de que podría eliminar rutas domésticas en el Reino Unido si el Gobierno británico abandona la Unión Europea (UE) ("brexit") sin un acuerdo.

El consejero delegado de la aerolínea, Michael O'Leary, señaló este lunes en un encuentro con analistas del sector que los recortes afectarían a trayectos entre el aeropuerto de Londres, los escoceses de Glasgow y Edimburgo y el norirlandés de Belfast.

El directivo de Ryanair ha presentado los resultados de la aerolínea en su primer trimestre del año fiscal, en el que el beneficio cayó a 243 millones de euros, el 21 % menos que en ese mismo periodo en 2018, lo que adjudicó al encarecimiento del combustible, al aumento de los costes de plantilla y al abaratamiento de la tarifa aérea, así como a la situación en mercados clave como el alemán o el británico.

Ha dicho que la aerolínea Lufthansa tiene un "exceso de capacidad" tras la adquisición de Air Berlin y debe dar salida a un número de billetes extra con precios que están "fuera de mercado", mientras que el consumidor del Reino Unido ha reducido el gasto por las incertidumbres que presenta el "brexit".

Recortes y cierres en Edimburgo, Glasgow y Belfast

Asimismo, O'Leary volvió a recordar que el retraso en la entrega de aviones Boeing 737 MAX por parte del fabricante estadounidense provocará "recortes y cierres" en algunas bases de operaciones europeas durante el próximo invierno y el verano de 2020.

Al ser preguntado al respecto, el consejero delegado afirmó que "tres candidatas obvias" son las tres bases británicas citadas, pues se situarían entre las más afectadas por un divorcio entre Londres y Bruselas sin acuerdo.

"Hay, además, dudas sobre esas bases a largo plazo en el contexto de un 'brexit' duro (...) En realidad, tampoco estamos creciendo en Edimburgo, Glasgow o Belfast", zanjó O'Leary.

El máximo dirigente de Ryanair agregó que los recortes y cierres previstos en bases reducirá el crecimiento de la aerolínea en el verano de 2020 del 7 al 3 %, por lo que el tráfico anual de pasajeros podría caer de los 162 millones previstos hasta ahora a los 157 millones.