El Corte Inglés ha alcanzado la calificación de ‘investment grade’, según la agencia de rating Standard & Poor’s, para su emisión de bonos que lanzó en octubre de 2018, como consecuencia de la valoración positiva que el mercado ha realizado sobre la gestióin de la compañía, marcada por una reducción de la deuda.

Según ha informado El Corte Inglés a través de un comunicado, tras la revisión anual que realiza la firma estadounidense S&P, El Corte Inglés ha conseguido la calificación BBB-, lo que significa un escalón más en el rating de la emisión.

Por otra parte, S&P también ha elevado la nota corporativa a BB+ con “perspectiva positiva”, situándose a sólo un paso del grado de inversión.

Evolución positiva de la cotización del bono

Este nuevo posicionamiento refleja la evolución positiva de la cotización del bono, que se ha ido acercando progresivamente al ‘investment grade’.

Además de valorar la reducción de la deuda, el mercado ha valorado la mejora de los márgenes y una buena perspectiva de futuro.