La automovilística Seat cerrará 2020 con una producción en su fábrica de Martorell de 350.000 automóviles, un 30 % menos que el año pasado debido al fuerte impacto de la covid-19, aunque planea retomar el ritmo de fabricación anterior y llegar a las 483.000 unidades en 2021.

La dirección de la compañía ha informado de estas previsiones a los sindicatos en una reunión que han mantenido este lunes, en la que han acordado también el calendario laboral de 2021.

Los 483.000 automóviles que se prevén fabricar en Martorell (Barcelona) en 2021 acercarán a la marca al récord conseguido en 2019, situado en alrededor de 500.000, y supondrán un salto del 38 % con relación a la cifra con la que pondrá fin a 2020, según ha informado la compañía.

La pandemia obligó a cerrar la fábrica durante seis semanas y a reducir el volumen de producción durante el segundo trimestre del año

Hasta septiembre, Seat sufrió una pérdida operativa de 290 millones de euros, frente al beneficio de 248 millones de un año antes, al entregar en ese período un 30 % menos de coches, según los últimos datos dados de cifra de negocio.

Seat fiará a la nueva familia del León y el CUPRA Formentor, que contarán con versiones híbridas enchufables, la recuperación de la producción y las ventas de cara al año que viene.

Los sindicatos consideran que las previsiones de 2021 permitirán el mantenimiento del empleo en la fábrica, el objetivo número uno en estos momentos de crisis sanitaria y económica, según han apuntado fuentes sindicales.

En 2019, la producción diaria de la fábrica de Martorell, en la que trabajan unas 11.000 personas en tres turnos, rondaba las 2.100 unidades y la producción anual se situó en torno a las 500.000 unidades.

Respecto al calendario laboral, la fábrica de Martorell prevé trabajar 224 días durante 2021, a un ritmo de alrededor de 2.200 coches al día, el mismo que llevaba antes de la irrupción de la covid-19 y que permitió el récord de producción del 2019. EFECOM