Siemens Gamesa Renewable Energy ha conseguido acumular en menos de un año una cartera de líneas de garantías verdes por 1.480 millones de euros.

La compañía acaba de cerrar una operación con Société Générale para convertir en ‘verde’ una línea de garantías por un importe de 230 millones de euros.

Se trata de la tercera línea de este tipo que Siemens Gamesa cierra en lo que va de año y se suma a los 1.250 millones de euros suscritos previamente con otras dos entidades bancarias.

Siemens Gamesa utilizará esta línea para su actividad global de fabricación y venta de aerogeneradores tanto onshore como offshore

"Esta operación contribuye a hacer realidad proyectos que beneficien al medio ambiente, aborden el cambio climático y sean socialmente responsables. Refuerza aún más el compromiso firme de nuestra empresa con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) relativos a la "Energía asequible y limpia" y a la "Acción climática".

Según ha afirmado el director financiero de Siemens Gamesa, David Mesonero, la incorporación de criterios medioambientales, sociales y de gobernanza a la actividad financiera es un paso más en su "compromiso de crear un futuro mejor para las personas y el planeta, optimizando el capital financiero para acelerar la transformación hacia un modelo de negocio más competitivo y sostenible".

Por su parte, Laetitia Rodríguez, Banker en Société Générale y Miguel Ángel Rodríguez Pinos, Head of Trade Finance para España. han explicado que "Société Générale está totalmente comprometido con una transición energética responsable" y están "orgullosos de apoyar a Siemens Gamesa en su compromiso por impulsar el desarrollo sostenible a través de las energías limpias”.

Siemens Gamesa cuenta con más de 99 GW de potencia eólica instalados, que producen energía limpia suficiente como para alimentar a casi 85 millones de hogares europeos durante un año.

La compañía contribuye así a reducir 260 millones de toneladas de CO2 al año, el equivalente a plantar más de 4.000 millones de árboles o a evitar las emisiones producidas por más de 170 millones de coches diésel en un año.

Asimismo, apoya los objetivos mundiales de protección del clima y se ha adherido a la iniciativa global por la descarbonización de las economías.

La compañía está sustituyendo sus operaciones de fuentes de generación de energía convencionales intensivas en emisiones por fuentes de electricidad basadas en energía renovable.