Silence, fabricante de motos y baterías eléctricas con sede en Barcelona, inaugura su primera Flagship Store oficial de marca en la ciudad.

Se trata de un espacio dedicado a su nuevo modelo S01 –de prestaciones equiparables a un 200cc-, el primero que la compañía diseña exclusivamente para particulares,  y con el que espera alcanzar las 7.000 motocicletas producidas y los 30 millones de facturación a finales de 2019. La Flagship Store es el punto de encuentro perfecto entre conectividad, tecnología, innovación y sostenibilidad.

Desde I+D se ha diseñado un armario intercambiador de baterías cuyo objetivo es ofrecer al usuario una batería cargada cuando la necesite. Una tecnología que es posible gracias a la conectividad que silence integra en todas sus motos.

Cualquier vehículo que sale de la planta de producción que está conectado a través de una App. Esto permite al usuario no depender de la llave para arrancarlo, saber la ubicación de su moto en cualquier momento, el estado de la batería, la cantidad de CO2 que ha ahorrado gracias a conducir un vehículo eléctrico y también en qué punto de la ciudad se encuentra la batería cargada más cercana.

S01, la moto que se carga en el salón de casa

Después de alcanzar a nivel nacional el 60% de la cuota de mercado en el segmento B2B con más de 2.000 motocicletas en 2018 que posicionaron la marca como el vehículo eléctrico –de cualquier categoría- más matriculado, ahora Silence da el salto al B2C.

Una forma de vida

Se trata de un vehículo de prestaciones equivalentes a una 125cc, 100% conectado e inteligente.  A diferencia de otros vehículos eléctricos, la S01 cuenta con una batería extraíble de 6kwH que más allá de autonomía y potencia, permite al usuario transportarla y cargarla de forma muy sencilla en cualquier enchufe y saltarse, así, las barreras del punto de carga.

Carlos Sotelo  asegura que con este vehículo “no hemos pretendido fabricar una moto sino una forma de vida”. Y es que la S01 es un vehículo sostenible a nivel 360º.