El Consejo de Telefónica trasladará este miércoles a los sindicatos un plan de bajas incentivadas para 2019 y que se ofrecerá a los mayores de 53 años, condición que cumple cerca de 5.000 empleados, algo más del 21 % de la plantilla.

Para afrontar este proceso Telefónica debe  realizar una dotación de 1.600 millones y calcula un ahorro de 220 millones, según ha informado la compañía a través de un hecho relevante a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Telefónica ha celebrado este martes su Consejo de Administración, dos semanas antes de lo previsto, para estudiar la situación de la empresa, tras un mes de agosto en el que la acción ha llegado a caer en Bolsa a niveles que no se veían desde hacía 22 años.

El denominado Plan de Suspensión Individual de Empleo (PSI) contempla ofrecer la salida voluntaria a todos empleados de la compañía en España que tengan más de 53 años.

Al igual que anterior PSI, la empresa ofrece la retribución del 68 % del sueldo bruto y el abono de las cuotas de la seguridad social hasta la jubilación, según informó el lunes la compañía a los sindicatos.

En el anterior plan de jubilaciones de la compañía se adhirieron al mismo el 85 % de los trabajadores que cumplían los requisitos.

Plan de formación y digitalización en los procesos

Asimismo, la compañía pondrá en marcha un plan de formación para sus empleados que permita mejorar las capacidades y aprovechar todas las oportunidades de la plantilla actual, con el objetivo puesto en las nuevas necesidades del negocio (digitalización, robotización y automatización de procesos), que permitirá la generación de eficiencias adicionales.

En otro hecho relevante a la CNMV, Telefónica ha informado que el Consejo de Administración ha analizado los trabajos realizados en relación con el proyecto relativo a las diferentes opciones para la puesta en valor de su actual portfolio de torres de telecomunicaciones.

Las líneas generales del plan apuntan a que más de 6.000 empleados participen en programas de reskilling (reciclaje), con un foco prioritario en el desarrollo de perfiles críticos en áreas como seguridad, robotización, analytics, desarrollo web, consultoría de negocio, capacidades en TI o metodología Agile.

Y habrá programas abiertos para la mejora de sus habilidades dirigidos a todos los empleados de la compañía. Para ello, el presupuesto dirigido a formación se multiplicará por más de dos y las horas de formación por empleado se incrementarán hasta un 40%.

El objetivo es cualificar en conocimientos críticos a perfiles especializados con el fin de contar con talento interno diferencial; preparar a todos los profesionales en movimientos organizativos y cambios funcionales hacia actividades de mayor valor; desarrollar a los perfiles comerciales y tecnológicos en las capacidades, conocimientos y habilidades clave para el futuro de su actividad; e impulsar los conocimientos clave de futuro para toda la compañía alineados con las necesidades de negocio actuales y futuras.

También se quiere desarrollar un programa para que determinados servicios puedan ser ofrecidos directamente por personal de la compañía, con el fin de asegurar la calidad del servicio que se presta al cliente. Este programa permitirá la generación de eficiencias adicionales.

Todos estos temas se quieren incorporar a una reunión de la Mesa del Convenio Colectivo que se celebrará este miércoles..

Este anuncio, junto con el de monetización de emplazamiento móviles, se enmarca dentro de la estrategia definida por la Compañía como una de las diferentes iniciativas que se están poniendo en marcha y sobre las que se seguirá trabajando en los próximos meses con determinación para lograr los mejores resultados.

Telefónica se plantea la venta de 50.000 torres en los próximos 12 meses

Telefónica se plantea vender 50.000 torres de telecomunicaciones en los próximos 12 meses como parte de la estrategia de aumentar el precio de la acción de la compañía, tal como se ha analizado en el Consejo de Administración este martes.

La compañía de telecomunicaciones, que opera a través de unas 130.000 torres en todo el mundo y es propietaria de 68.000, de las que 18.000 pertenecen a Telxius, su empresa de infraestructuras de telecomunicaciones, y 50.000 a otras filiales del grupo, ha informado este martes la compañía a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Lo que analizará ahora la compañía es si vender estas 50.000 torres que tienen filiales de su grupo a Telxius -creada en 2016 por Telefónica- o bien a terceros.

Telefónica ha anunciado este martes tras el consejo de administración, previsto para finales de mes y adelantado a hoy, la aceleración de sus planes para monetizar su cartera de emplazamientos de telecomunicaciones móviles para hacer un uso más eficiente de estas infraestructuras