Amal Clooney y Victoria Beckham llegaron a Windsor para asistir al enlace del príncipe Enrique y Meghan, luciendo tonos muy opuestos

Windsor (Reino Unido), may (EFE).- Los invitados fueron llegando a Windsor escalonadamente. Con estilos opuestos, sobrias y como manda la tradición Victoria Beckahm con tocado y Amal Clooney con una pamela ladeada, han estados entre las damas más elegantes del enlace.

Además de la Familia Real, actores y cantantes han estado entre los invitados a este enlace, en el que la ausencia de la princesa Diana.

Tanto Clooney como Beckham han acudido acompañados de sus respectivas mujeres, la abogada Amal Clooney, quien lucía un diseño de Stella McCartney, y la ex Spice Girl Victoria Beckham, respectivamente, que, tal y como dicta el protocolo, han lucido sendas pamelas, la primera en amarillo y la segunda en azul marino.

Las personas agolpadas a las puertas de la fortaleza han mostrado su alegría con vítores al ver pasar a las dos parejas e, incluso, David Beckham se ha fotografiado con una joven en su paseo hasta la capilla de San Jorge, donde a las 12.00 hora local dará comienzo el servicio religioso.

Poco antes de que los dos afamados matrimonios hicieran su aparición, llegaron también los padres de la duquesa de Cambridge, Carole y Michael Middleton, así como sus dos hermanos, James y Pippa.

Esta última, que está embarazada de su primer hijo, fue acompañada por su marido, James Matthews, con quien mañana celebrará su primer aniversario de casada.

 

El cantante Elton John también se encontraba entre los 600 invitados VIP que pudieron hacerse con un asiento en la capilla de San Jorge, en el castillo de Windsor, donde tuvo lugar el enlace, mientras que otros 1.200 "ciudadanos de a pie" tuvieron que conformarse con seguir la ceremonia desde pantallas gigantes situadas en los jardines de la fortaleza.

Parece ser que, Elton John, tal y como hizo en 1997 en el funeral de su amiga y madre del novio, la princesa Diana de Gales, cante una canción en la recepción que sucederá al servicio religioso, en el salón de San Jorge, utilizado habitualmente para cenas de Estado.

Otro conocido cantante que no ha querido perderse el acontecimiento del año en el Reino Unido ha sido James Blunt, quien ha acudido acompañado de su esposa, Sofia Wellesley, hija del duque de Wellington.

La presentadora estadounidense Oprah Winfrey, el actor británico Idris Elba o la tenista Serena Williams también han querido acompañar a los novios en un día tan especial, así como parte del elenco de la serie "Suits", que la novia protagonizó desde 2011 a lo largo de siete temporadas.

Gabriel Macht, quien da vida a Harvey Specter en la ficción; Patrick J. Adams, que interpreta al esposo de Meghan en la pantalla, Mike Ross; o Sarah Rafferty, la asistente ejecutiva Donna Paulsen en la serie, han acompañado a su antigua compañera de reparto en día de su boda.

La familia real británica, como no podía ser de otra manera, ha acaparado todas las miradas de los más de los más 100.000 curiosos que se han acercado hoy a Windsor, con la matriarca, la reina Isabel II y su marido, el duque de Edimburgo, a la cabeza.

El padre del novio, el príncipe Carlos, quien acompañó a Markle hasta el altar, así como su mujer, la duquesa de Cornualles, no se han perdido el evento, como sí ha tenido que hacer el padre de la novia, Thomas Markle, de 73 años, por problemas de salud.

El progenitor de Meghan Markle ha sido la gran ausencia de la ceremonia, por haberse tenido que someter a una operación de corazón esta semana en México, su lugar de residencia.

Tampoco se ha dejado ver a ninguno de los miembros de las casas reales europeas, ni políticos británicos ni internacionales, aunque eso no quitó a la primera ministra del Reino Unido, Theresa May, de felicitar hoy por Twitter a la pareja y expresarles sus "mejores deseos".

Ha sorprendido la presencia de dos exnovias del príncipe Enrique, Chelsy Davy, con la que mantuvo una intermitente relación durante siete años, y Cressida Bonas, su pareja de 2012 a 2014, mientras que el exmarido de Meghan Markle, el productor Trevor Engelson, con quien permaneció casada de 2011 a 2013, no ha sido invitado al enlace.

En un día soleado, se vio entrar también en la capilla del castillo de Windsor, a las nietas de la soberana, las princesas Beatriz y Eugenia, así como al padre de éstas, el príncipe Andrés.

El anillo de Markle, según informó hoy el palacio de Buckinhgam, ha sido diseñado con oro de Gales por la joyería Cleve & Company, en tanto que Enrique llevará una alianza de platino.  EFE