Se desveló el secreto mejor guardado, el vestido de novia de Meghan Markle, un diseño sencillo, con cuello barco, con un largo velo

Windsor (Reino Unido),  may (EFE).- La estadounidense Meghan Markle escogió a la diseñadora británica Clare Waight Keller para su vestido de novia en la boda celebrada hoy en el castillo de Windsor con el príncipe Enrique.

Waight Keller esla directora de la marca de moda francesa Givenchy. La diseñadora, de 47 años, ejerció como directora artística de la casa francesa Chloé durante seis años, antes de sumarse al proyecto de Givenchy.

Vestido de novia

Markle lució un diseño muy sencillo, blanco inmaculado con escote de cuello de barco y cubrió su rostro con un velo transparente, adornado con bordados en los bordes hechos de organza y con una cola de cinco metros de longitud.

 

El velo, según ha revelado la Casa Real británica, hace referencia a los 53 países que configuran la Commonwealth, una iniciativa que partió de la novia, por lo que investigó junto a la diseñadora Waight Keller en la flora de estos territorios, para seleccionar una flora por país y configurar una suerte de guía botánica que ha sido bordada a mando en el tul.

A esas 53 flores, Meghan Markle ha añadido dos más: la flor de macasar, que crece en los terrenos del Palacio de Kensington, y la amapola californiana, la flor del estado donde nació ella. En la parte delantera del velo, dos espigas de trigo simbolizan la caridad y el amor.

La exactriz adornó su cabeza con una tiara de diamantes, prestada por la abuela del príncipe Enrique, la reina Isabel II, que perteneció a la reina Mary, y data de 1932.

"Incluidas -prosiguió- las de las colecciones de pret-a-porter y accesorios de mujer y hombre, además de la alta costura.

Markle entró a la capilla de San Jorge acompañada por los diez niños que ejercían de pajes y damas de honor, entre ellos el príncipe Jorge, de 4 años, y la princesa Carlota, de 3.

La novia sujetaba un sencillo ramo de flores, y, a mitad del recorrido, el heredero al trono británico, el príncipe Carlos, la cogió del brazo para acercarla hasta su hijo y futuro esposo, el príncipe Enrique.

A su llegada al altar, el nieto de la reina Isabel II le dijo a su novia que se veía "espectacular", a lo que ella contestó con una amplia sonrisa.

Se trata de la segunda boda para la exactriz estadounidense, quien estuvo casada de 2011 a 2013 con el productor Trevor Engelson. EFE