La vida institucional de la Princesa de Asturias da un paso más con el viaje que inicia mañana al Principado. A punto de cumplir 13 años, ha entrado en la adolescencia con su dulzura de siempre, que suma a su responsabilidad como heredera al trono, un papel asumido que escribirá otra página en la historia

Madrid, sep (EFE).-  Este es el primer viaje oficial de la Princesa de Asturias quien, aunque no tendrá un protagonismo excesivamente destacado, ya que acompaña junto a su hermana Sofía a sus padres los Reyes, Felipe VI y Letizia, su presencia sí tiene un significado especial por los tres actos que se conmemoran en el Principado: 1.300 años del origen del Reino de Asturias, 100 años de la coronación de la Virgen de Covadonga y el centenario de la creación del primer parque nacional de España.

Así lo asegura el presidente del Instituto Superior de Protocolo y Eventos de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid, Carlos Fuente, que considera que aunque se trata de un viaje oficial de los Reyes, al que sus hijas les acompañan, "es obvio que por su vinculación con el Principado le da un protagonismo fuera de lo habitual, no es lo mismo que cuando asisten al Día de la Fiesta Nacional o a la Proclamación de su padre como Rey".

Primer viaje oficial de Leonor

La primogénita de los Reyes nació el 31 de octubre de 2005. Este año estudia segundo curso de Educación Secundaria obligatoria en el colegio madrileño Santa María de los Rosales y, a punto de cumplir trece años, es propicio recordarla a través de sus doce años, visualizados en doce imágenes.

Hija, nieta y bisnieta de asturianos, la vinculación personal de Leonor con Asturias es profunda, así como la de sus padres, aunque es la primera vez que emprende viaje de forma oficial.

"La veremos menos niña y más institucional, aunque no deja de ser una niña en la adolescencia", comenta el especialista en Protocolo, quien considera que este viaje refuerza el concepto del núcleo principal de la Familia Real española al viajar los padres y las dos hijas.

Vínculos de la Familia Real con Asturias

Fuente recuerda también que la vinculación del Rey con Asturias es "altísima". "Desde siempre ha tenido un compromiso personal fuerte con los Premios Princesa de Asturias (antes Premios Príncipe de Asturias) y todos los actos que los acompañaban".

"Creo que es un buen matiz que la princesa viaje en un día tan especial en compañía de sus padres y su hermana, quien no olvidemos que es segunda en el orden sucesorio de la Corona", indica Carlos Fuente, quien segura que, a pesar de acudir con sus padres y hermana, las miradas van a estar puestas en Leonor, aunque en el protocolo de los actos no tenga un lugar destacado "sí protagonizará gestos simbólicos", explica.

A punto de comenzar las clases, sus estudios se han visto reforzados este año con un campamento de verano en los Estados Unidos, tal y como informaron fuentes del Palacio de la Zarzuela, para completar su "formación académica y personal".

"La princesa Leonor tiene una formación transversal", afirma Fuente, quien reconoce que además de sus estudios obligatorios "está siendo formada e informada de las cuestiones importantes de nuestro país. La formación de una Reina empieza desde que nace, no a partir de los 18 años".

Trabajo de futuro

El profesor incide en que su educación "se plantea de acuerdo a una finalidad y a un sentido de Estado que será su trabajo en el futuro".

Aunque este viaje no es similar al primero que realizó su padre a Asturias en 1977, en el que se le reconoció como Príncipe de Asturias, en esta ocasión, también hay un significado especial.

"El homenaje a la figura del rey Pelayo tiene un significado específico en la unidad de España y en la vinculación de nuestro país a la Unión Europea", dice Fuente, quien asegura que durante el viaje habrá actos y situaciones con varios mensajes claros de vinculación de la Princesa con Asturias al Principado y "de reivindicar la necesaria unidad de España en un momento como este".

El pasado 30 de enero, el día que el Rey cumplía 50 años, don Felipe impuso a su hija mayor el Collar del Toisón de Oro en una solemne ceremonia, celebrada en el Palacio Real, en la que estuvo acompañada por sus padres, abuelos y hermana y a la que asistieron las principales autoridades del Estado, así como una veintena de niños de todas las comunidades y ciudades autónomas.

En aquel primer acto institucional protagonizado por la Princesa, marcado por símbolos de compromiso con la unidad de España, Felipe VI se dirigió a su hija con estas palabras: "Tus acciones -todas- deberán guiarse por el mayor sentido de la dignidad y la ejemplaridad, por la honestidad y la integridad", antes de añadir: "Te guiarás permanentemente por la Constitución, cumpliéndola y observándola".EFE