Llega la Navidad y no hay tiempo para cambios: de la oficina vamos directos a la cena de empresa o a un encuentro con los amigos para despedir el año y cuesta más que nunca decidir ¿Qué me pongo?

Madrid, dic (EFE).- A veces resulta difícil combinar un buen traje para ir al trabajo con un corte y un estilo que nos sirva después para acudir a la cena de empresa o a un cóctel, tras una larga jornada laboral.

Estamos en la antesala de las cenas o comida de navidad. Se avecina la temida copa de empresa,  y comienzan algunos quebraderos de cabeza con el ¿qué me pongo hoy, si no puedo volver a casa a cambiarme?. A veces no queremos cambiar nuestra imagen en la empresa por la que adoptamos para nuestro ocio. O tal vez, esta Navidad es la ocasión perfecta para hacerlo sin complejos.

Cenas de empresa, ¿cómo vestir?

Rebeca Ávila, experta en imagen y editora de Working Outfits, propone tres reglas de oro para afrontar con éxito los eventos corporativos que se avecinan.

"Se trata de un evento de empresa, una razón por la que el estilismo que elijamos debe de seguir siendo formal, aunque podamos añadir algún complemento que complemente nuestro 'outfit' haciéndolo más relajado y diferente", añade Ávila.

Una razón por la que la estilista argumenta que al estar de celebración "la regla de oro a seguir debe ser apostar por estilismos que aporten un toque diferente a los "looks" de trabajo que solemos utilizar normalmente”. Es el momento de atreverse con algunos elementos que no llevamos diariamente a la oficina, como prendas con algún detalle brillante o complementos, como los pendientes, que añadan algo más de atrevimiento con un detalle menor.

Sin rozar la exageración, Rebeca Ávila, recomienda arriesgar con un punto de sofisticación, y recuerda que la tendencia actual vive muy de cerca las prendas con flecos, el terciopelo, las plumas, las paillettes, mangas abullonadas.

Los vestidos blazer son una apuesta segura, tanto como los vestidos camiseros largos, las prendas más arriesgadas, los pantalones de cuero o los vestidos y faldas con flecos.  Los colores de la tarde noche van del negro, al dorado, rojo, buganvilla y verde.

Look de fiesta

Ávila propone un equilibrio en un look de fiesta de día compuesto por una falda con pailletes o brillos,  un collar llamativo y como contraste un sencillo jersey y cartera, al que añadiría unos zapatos de salón en color nude.

Otra opción es apostar por un vestido más sofisticado pero discreto en escote que "aunque parezca imposible, son fáciles de encontrar. Con unos sencillos 'stilettos' y cartera con el que conseguimos un estilismo redondo reutilizable durante las fiestas".

Unos bonitos pantalones de cuero pueden ser la opción ideal para la cena de empresa. Con un toque diferente pueden ser otra alternativa para ir estilosa a los eventos corporativos. Acompañados de una camisa o un body bonito de terciopelo, sandalias y un clutch.

"Otra propuesta adecuada es llevar un vestido-blazer, muy en tendencia o vestido camisero largo, al que damos todo el protagonismo y que sea el punto sofisticado del look. Unos sencillos salones y un clutch tipo bolsa limosnera", dice la estilista.

Y una última propuesta es el "little black dress", el clásico vestido negro que siempre debe de haber en el armario, que como bien dice Karl Lagerfeld en su libro “El Mundo según Karl”, con él no se va ni poco ni demasiado vestida. "Es la opción más conservadora, pero acompañado de un collar joya, stilettos negros y clutch es el estilismo perfecto para cualquiera de las citas navideñas". EFE