Este año, la reina Letizia ha recuperado tres vestidos de doña Sofía, el último un modelo rojo fit, con maga abullonada y falda plisada muy favorecedor

Madrid (EFE).- Este año, la reina Letizia ha recuperado varios vestidos de la reina Sofía, el último un vestido rojo "fit", con cuello a la caja, manga abullonada, cintura ampliada, falda plisada y largo midi, un favorecedor modelo que ha escogido para asistir a la entrega de los Premios Nacionales de la Industria de la Moda.

Un año más, la reina se ha desplazado hasta el Museo del Traje de Madrid para reconocer el trabajo y la labor que realiza la industria de la moda, entre los premiados Ágatha Ruiz de la Prada, Oteyza, Dolores Promesas, Camper o Reliquiae, esta última una firma asturiana de la que la Reina ha lucido varios bolsos.

El vestido rojo que hoy ha escogido doña Letizia, combinado con zapatos rojos de Magrit, y cartera de mano de Carolina Herrera, se trata de un diseño vintage que perteneció a doña Sofía y que lució en abril de 1980 en la recepción posterior a la entrega del premio Miguel de Cervantes en el Palacio de la Zarzuela, y del que comentó que "tenía unas hombreras enormes que me adaptaron".

La Reina ha vuelto a apostar por el rojo, uno de sus tonos favoritos, que en esta ocasión ha decidido lucir con el cabello suelto,  raya en medio y suaves ondas.

TRES VESTIDOS ADAPTADOS

Es el tercer vestido que la Reina recicla del vestidor de doña Sofía. El primero fue el pasado cinco de enero con motivo del 80 cumpleaños del rey Juan Carlos.

Era un vestido gris con rayas verticales y lazada al cuello que la madre de Felipe VI lució el 22 de noviembre de 1984,  durante una visita al centro de rehabilitación médico-psicopedagógica de niños, Dionisia Plaza de Aravaca.

Uno de los vestidos más sorprendentes e incluso, calificado por la prensa como sexy, que ha lucido este año la Reina, ha sido un vestido azul marino con un pronunciado escote en forma de V cubierto de encaje, falda plisada y coqueta lazada a la cintura, un diseño que hoy confirmó a EFE Estilo, también perteneció también a la reina Sofía.

Este modelo sin magas, que combino con bolso de mano y zapatos azul marinos, doña Letizia lo escogió para asistir junto a su esposo, Felipe VI, al concierto conmemorativo del 40 aniversario de la Constitución Española en el Auditorio Nacional de Madrid.

La reina Letizia termina el año como lo empezó: reciclando y adaptando prendas de su suegra, una bonita manera de mostrar el cariño y la admiración que siente por ella.

Las modas viene y van, y según se ha visto este año, las "royal" han decidido mirar en los vestidores de madres y suegras para adaptarse diseños exclusivos que ahora, veinte o treinta años después, vuelven en todo su esplendor, son tendencia.

Por ejemplo, Victoria de Suecia lució en la entrega de los Premios Nobel 2018 un diseño palabra de honor con voluminosa falda en tonos rosas y azul grisáceo que ya había lucido su madres, Silvia de Suecia, 23 años antes en la misma ceremonia.

Máxima de Holanda también ha echado un ojo al vestidor de su suegra, Beatriz de Holanda, del que ha recuperado un fabuloso vestido verde con aplicaciones de pedrería y falda de plumas.

Este modelo, que la reina Beatriz utilizó en versión larga, Máxima de Holanda ha preferido adaptarlo a su figura y dejarlo un poco más corto.

EFE