Lo “memes” que circulan en las redes sociales son la nueva tendencia “detox”. Una propuesta abanderada por el humor que hace más llevadera la cuesta de enero y la dieta después de las comilonas navideñas

Madrid, ene (EFE).- El humor, el positivismo y la alegría, sea cuando sea, siempre son buenos aliados y después de la Navidad, una gran ayuda, ya que, aunque enero sea un mes donde los propósitos de Año Nuevo abunden, si la dieta post Navidad se encara con humor, es más llevadera.

Adiós a la Navidad, a los Reyes Magos y a los atracones navideños, la época de fiestas ha llegado a su fin y la rutina ha vuelto. A partir de ahora, el frío sin regalos, los exámenes o las reuniones de trabajo pospuestas durante estas fechas se unen a la carga extra que han dejado los polvorones, mazapanes, turrones y roscones.

Hacer más ejercicio es uno de los propósitos más repetidos cuando comienza un nuevo año, pero también uno de los que más fracasa en su consecución, algo que no tendría que suceder si "la gente no parase el entrenamiento durante las navidades y lo retomase una vez finalizadas, puesto que la vuelta a la rutina desde cero siempre es más costosa", explica la entrenadora personal, Noemí Todea, en una entrevista con EFE Estilo.

"El positivismo, la alegría, estar relajado y tener un ambiente distendido son factores que, a la hora de hacer ejercicio, son necesarios".

"Todos los años caemos en las mismas costumbres y se repite el mismo patrón: mucha motivación el primer mes del año y a partir del segundo perdemos el interés y decaemos", cuenta Todea, quien asegura que alrededor de un 40% de personas abandonan los buenos hábitos de vida pasados unos meses.

Después de los atracones navideños, "uno de los errores más habituales que cometemos es obsesionarnos con hacer ejercicio cardiovascular porque pensamos que quema más grasa", sin embargo, los expertos han demostrado que no es así, puesto "es imprescindible" complementar el cardio con ejercicios de musculación.

Después de los atracones navideños, el humor es necesario

"El positivismo, la alegría, estar relajado y tener un ambiente distendido son factores que, a la hora de hacer ejercicio, son necesarios", asegura la "personal trainer", ya que "la actividad física no es sinónimo de estar en el ejército".

Para no perder la motivación, además de "ir acompañado por alguien que tenga tus mismos objetivos", el hecho de que "el entrenamiento o la actividad física vaya de la mano del ocio ayuda a no decaer", explica Todea.

"La clave de esto es hacer algo que te guste y que te sea agradable, porque si te aburres no le vas a prestar atención y lo dejarás a la mínima".

Las redes sociales también son partícipes del humor que despiertan los "kilitos" de más que se cogen durante estas fechas y es que, los "memes" que hacen mención a este tema son ya un clásico año tras año.

Y hay tantos “memes” como gustos. Desde los que recuperan clásicas obras de arte como "La Gioconda" (1797),  de Leonardo da Vinci,  hasta los que utilizan películas contemporáneas, como "Los juegos del hambre" (2012) para dar el pistoletazo de salida a las dietas o "El señor de los anillos" (2001), para representar el auge de los gimnasios tras las navidades.

Unos prefieren encomendarse a los Santos y otros optan por hacer comparativas con plataformas digitales como Google Maps o Trip Advisor, haciendo mención a la cantidad de comida y bebida que se ha ingerido durante las fechas navideñas.

Los vídeos o Gif también recuerdan, a través de Twitter o Instagram, que los kilos de más que se han añadido a la báscula estas últimas semanas. Es el caso del vídeo que circula por la red en el que aparece un león marino haciendo abdominales, una invitación entrañable para no perder la esperanza.

Y es que si a los kilos de más, al ejercicio, a los problemas y a la vida en general se añaden unas pinceladas de humor, el Año Nuevo siempre empezará con el pie derecho.  EFE