“Amor, desamor y otras rarezas: cromatismo sentimental” es la exposición con la que la diseñadora Maya Hansen presenta una colección de corsés a través de los que interpreta obras de Coco Dávez, Sara Herranz o Ricardo Cavolo

Madrid, ene (EFE).- La diseñadora de moda, Maya Hansen, ha querido formar parte del calendario de MadridEsModa, viviendo y mostrando la moda de una manera distinta a las anteriores: con una exposición que ha llamado  “Amor, desamor y otras rarezas: cromatismo sentimental”, donde moda, ilustración y cultura se han unido. Un proyecto novedoso para la madrileña, con el que se ha sentido “muy cómoda”.

Maya Hansen se ha adentrado en las páginas los libros para crear una exposición que cuenta con ocho diseños, cuya inspiración proviene de ocho grandes títulos de Lunwerg Editores. Un trabajo que a la diseñadora no le ha supuesto “mucho esfuerzo interpretar” porque, según dice, “son obras que tratan temas que están a la orden del día, como el desamor, el amor y las relaciones”, explica en una entrevista con EFE Estilo.

Moda y cultura, unidas por Maya Hansen

Con la silueta del corsé como protagonista y con un mismo hilo conductor: el amor, Hansen representa las obras de:

Coco Dávez (“Faceless”): “habla de sus ídolos, como cantantes, cineastas, artistas y otros personajes famosos y los retrata sin cara”

Sara Herranz (“La persona incorrecta”): “habla de los amantes y de las relaciones de tres y de cuatro”.

Ricardo Cavolo (“Periferias”): “se pone en el foco de algunas periferias y descubre su realidad”.

Máxim Huerta (“París, París”): “con una visión del burlesque trasgresor, la edad del París bohemio”.

Naranjalidad (“Trópicos: el principio al final del viaje”): “propone un viaje a los trópicos y al Caribe, con una gama cromática muy viva”.

Alfonso Casas (“Sentimental”): “con un kit de emergencia sentimental para las relaciones de hoy en día”.

Amaia Arrazola (“Wabi sabi”): “se inspira en Japón con una especie de manga extraño”

Nuria Díaz (“El Gran Hotel Wes Anderson”): “rinde un homenaje ilustrado al cineasta, Wes Anderson, conocido por sus películas de Mister Fox, con cromas y estética diferente”.

“Algunos de los diseños los he sacado de las 15 colecciones pasadas y los he adaptado para que cromáticamente se identifiquen con el libro, otros tienen prendas de distintas colecciones combinadas. Aunque, por ejemplo, el diseño de Alfonso Casas está creado solo y exclusivamente para la exposición”, cuenta la diseñadora.

Tras confeccionar los ochos diseños, Hansen tiene claro que el “look” inspirado en el libro de Sara Herranz, “fue el más complicado de diseñar”, puesto que la madrileña “quería contar la historia de amor que plasmaba la autora”, un factor que le costó “mucho plasmar”, aunque una vez finalizado, reconoce, “es de las piezas que más me gusta porque es el menos obvio, el color carne de las telas y las aperturas lo hacen especial”.

La silueta del corsé como protagonista

La presentación de la exposición no solo ha contado con la presencia de Maya Hansen, sino que el periodista y escritor español, Máxim Huerta,  ha querido “ser uno de los primeros” en ver el diseño que la diseñadora había creado para su libro, “París, París”.

“Es la primera vez que plasman un libro mío en un diseño de ropa y me parece fascinante, porque en mi obra uno de los ejes principales es la moda. Hace justo un siglo de aquellos locos años 20 parisinos y que 100 años después, una diseñadora vuelva a enloquecer con el recuerdo de aquella época, me parece fantástico”, cuenta Huerta.

Y es que, para el periodista, el hecho de que la diseñadora llevase a cabo este proyecto, le produjo “un chute de energía”, ya que, según explica, “el ver de pronto que un libro que has escrito tú sea convertido en 3D por alguien al que admiras, me parece increíble”.

Para la diseñadora esta muestra ha sido “un apasionante reto, en el que se ha ahondado en las obras de grandes artistas y en su visión tan personal del mundo”, cuyo resultado ha sido una recreación en 3D a través de sus diseños.

Moda, literatura e ilustración se unen en esta exposición para manifestar que “el apoyo de la cultura es un factor muy importante en este sector”, ya que tanto Maya Hansen como Máxim Huerta coinciden en que “la moda no es solo una industria, sino que tiene un componente cultural: ha representado lo que somos y ha mostrado como queremos ser”.

“Amor, desamor y otras rarezas: cromatismo sentimental” podrá visitarse del 18 al 31 de enero,  en la librería Eugenio Trías (Casa de Fieras) del Parque del Retiro en Madrid. EFE