La fiesta que organiza la revista Vanity Fair tras la ceremonia de los Óscar se convierte en la segunda pasarela de la noche con vestidos muy sexis y escotados

Madrid, feb (EFE).-  La fiesta que organiza la revista Vanity Fair, una tradición tras la ceremonia de los Óscar, se convierte en la segunda alfombra roja de la noche, donde algunas de las actrices y modelos cambiar de modelo para asistir.

Vanity Fair 2019

Pese a que pocos "looks" han destacado en la ceremonia, sin embargo, la noche se ha vestido de verdadera fiesta en Vanity Fair, con escotes en V muy pronunciados, espaldas al aire, aberturas hasta casi la cadera, transparencias y brillos.

Miley Cyrus aglutinó en su vestido negro cuajado de "pailletes", una abertura lateral generosa y escote hasta casi el ombligo que le permitió lucir una gargantilla de  Bulgari en oro blanco con 23 esmeralda y brillantes de pavè.

Kendal Jenner eligió también un vestido negro, que más bien parecía un bodi con dos tiras de gasa en la parte frontal y trasera. Su compañera de pasarelas Karolina Kurkova también se eligió un vestido negro, mini, con la espalda descubierta y un gran escoge.

La actriz Marisa Tomei optó por un palabra de honor con transparencias en parte de la falda, un look muy favorecedor.

Nude fue el color elegido por Emma Robers, Emily Ratajkowski ? y  Michelle Rodríguez un tono delicado que resultó muy atrevido por el diseño de cada vestido que favorecía el atractivo de cada una de las tres damas.

Rosie Huntington-Whiteley? ?eligió un precioso vestido  con tirantes asimétricos en brillos azules que potenciaba el color de sus ojos, mientras que la "it girl" italiana, Chiara Ferragni optó por un rojo pasión con minifalda abullonada que finalizaba en una falda larga posterior. EFE