Palomo se arranca por sevillanas con Saray, dos concursantes expulsados en el mismo programa y la llegada de ocho de los aprendices de la primera edición revolucionan el programa

Madrid, feb (EFE).- En el séptimo programa de "Maestros de la costura", se armó la revolución, no solo por la fiesta flamenca a la que todos querían montar y vivir, sino por las circunstancias que rodearon la primera prueba que consistía en confeccionar un traje de flamenca, que además sirvió para ver bailar a Palomo.

Maestros de la costura, despide a dos concursantes

La fiesta se montó en el taller con la llegada de ocho de los aprendices de la primera edición que pretendían ayudar a los nuevos concursantes, aunque no siempre fue así. Vanesa consiguió "poner de los nervios" a Lara ya que de forma reiterada inutilizaba la remalladora.

El tandem Amparito y Eduardo dio mucho juego con sus comentarios. En lugar de un traje de flamenca presentaron "un traje de chulapa", decía entre risas el concursante de la anterior edición, una pieza que, sin embargo, consiguió mantener hasta el final del programa a la concursante valenciana.

Rosa y Jaime se compenetraron a la perfección, igual que Vicente y Sary que presentaron un vestido "para el Rocío" que María Escoté le dijo" el próximo vestido de la feria me lo tienes que hacer tú", pues el que presentó "a la modelo le queda como un guante".

Toni tuvo el apoyo incondicional de Luisa, que hizo de casamentera pues le veía un buen partido para Anna e incluso para su propia hermana.

Alejandro y Anna presentaron un vestido de lunares en rojo y negro que no consiguieron el escote que les habían pedido y la falla en la confección supuso la expulsión del concursante malagueño, la primera de este programa que, por primera vez, expulsa a dos concursantes la misma noche, al no ver seleccionado a nadie en el programa anterior.

Palomo baila sevillanas

A lo largo de la prueba el detalle más divertido, lo protagonizó Palomo Spain, quien a pesar de que en el programa anterior dijo que no bailaba sevillanas, se arrancó por bulerías con Saray, un momento que todo el taller jaleó, aunque advirtió "yo es que soy muy soso".

La prueba por equipos llevó a los aprendices hasta el taller de Extreme Collection, una firma especializada en chaquetas de corte militar, bajo la dirección de Jorge García.

Los equipos tuvieron que confeccionar dos chaquetas complejas, con varios bordados, aunque uno de los equipos partía con ventaja al ser cuatro frente al otro que tenía solo tres.

"Las confección de una chaqueta intervienen muchas personas y tiene más de veinte secciones. La prueba a la que se enfrentan es muy difícil", comento García.

Isabel no podía aguantar su emoción. "Estoy flipando con la enseñanza que estoy recibiendo aquí, de todos los profesionales que se acercan a darnos consejos", ha dicho la aprendiz que confiaba en no abandonar el taller.

De repente, la prueba dio un vuelco y los equipos se intercambiaron, lo que elevó la tensión de los concursantes y las críticas de unos con otros y de la que resultó ser el "mejor aprendiz de la prueba, Toni", por haber asumido riesgos.

Saray volvió a vivir la prueba de expulsión en la que los aprendices tuvieron la visita de Boris Izaguirre mientras transformaban una prenda femenina en masculina y viceversa.

"La moda no tiene género", ha dicho Caprile, "Palomo diseña prendas que enamoran tanto a hombres como a mujeres".

"Yo no me he inventado nada", ha dicho Palomo haciendo referencia a sus diseños. "No seas modesto", le han contestado al unísono Escoté y Caprile.

En la transformación del femenino al masculino también participó Alejandro Palomo que regalo la chaqueta que confeccionó a Toni. "Un Palomo le queda bien a todo el mundo. Eleva a la gente", sentenció el diseñador.

Boris Izaguirre reconoció que era "una persona muy femenina que se viste muy masculina. Hay que saber mezclar el lado femenino y masculino y viceversa".

¿Cómo ves el fenómeno Palomo?, le preguntaron al escritos. "Palomo devolvió la vanguardia a España", sentenció.

Entre las perlas de su corta, pero intensa visita, Boris se despidió desvelando que le encantaría ponerse "una bomber, pero no me queda bien porque yo soy como las Barbies de antes no tengo cintura, pero tengo mucho pecho".

Finalmente, esta prueba expulsó al segundo concursante de la noche, Saray fue la que no cumplió las expectativas de la prueba y salió definitivamente del concurso. EFE