Penélope Cruz rinde homenaje a Karl Lagerfeld y desfila con uno de los diseños de la última colección creada por el diseñador fallecido el 19 de febrero

Paris, mar (EFE).-  Penélope Cruz, una de las musas de Karl Lagerfeld, rinde homenaje al diseñador durante la presentación de la última colección que nació de sus manos, la diseñada para el próximo otoño-invierno 2019-2020, donde la actriz ha desfilado con un vestido blanco inmaculado, acorde con la estación invernal, a la que se ha trasladado, de forma imaginaria la firma, con falda de plumas y cuerpo de punto con minivolantes.

Penélope Cruz desfila para Chanel

Penélope lucía unos pendientes de perla, cubierta por un adorno que simulaba un cubito de hielo, unas botas, también blancas, de preesquí y en su mano derecha una rosa blanca.

 

Entre cabañas de madera y un decorado de nieve y montañas blancas, Chanel dedicó un último adiós a Karl Lagerfeld en el Grand Palais de París, dos semanas después de su muerte, con un desfile emotivo que contó también con Cara Delevingne como modelo.

Más de un millar de invitados acudieron al acto, que arrancó con un minuto de silencio. Chanel recibió a los asistentes con un pequeño cartel de recuerdo, un dibujo de Lagerfeld a carboncillo en el que aparece hablando con Coco Chanel, fundadora de la casa, bajo el título "El ritmo continúa", con lo que muestra su voluntad de que la transición sea lo más imperceptible posible.

Para disgusto de algunos, especialmente de quienes lo conocieron, el desfile pareció regirse más bien por otro conocido lema: "El espectáculo debe continuar", ya que muchos no dudaron en seguir grabando durante el minuto de silencio y fotografiarse en la pasarela, como si estar allí fuera un logro.

Amigos del diseñador, como Inès de la Fressange, quien fue su musa durante una década a partir de la entrada del alemán en Chanel en 1983, no se vio capaz de ir, según escribió en Instagram una amiga personal de la exmodelo, Sophie Fontanel.

Sí asistió Naomi Campbell, que tuvo una entrada magistral en mitad del escenario blanco, una vez que todos los invitados estaban sentados. Apareció vestida con un traje en "tweed" dorado y negro de la línea "Métiers d'Art" de la firma.

En la que fue la última colección diseñada por Lagerfeld, también estuvieron amigas cercanas como las actrices Kristen Stewart y Marion Cotillard, la modelo Claudia Schiffer o la cantante Janelle Monáe.

"Hoy estamos ante la más absurda reanimación de marcas pero en aquel momento eso no se hacía, se necesitaban nombres nuevos, había un mundo nuevo por construir", narró Lagerfeld en una grabación que rememoraba su primera negativa a dirigir la firma.

"Cuando me lo propusieron por segunda vez acepté porque todo el mundo me decía 'no lo hagas, no va a funcionar', pero fue la primera vez en la que una marca volvió a estar de moda", contó.

Especialmente dura fue la salida de su sucesora y durante años mano derecha, Virginie Viard, que salió a saludar cabizbaja y se retiró inmediatamente de la vista de los invitados.

Ahora, empieza una nueva etapa, de momento con ella al frente, y la "maison" ha dado la orden: "El ritmo continúa". EFE