La modelo está cada vez más enamorada de sus mellizos y de su marido, el jugador de fútbol, Álvaro Morata, siendo España testigo de los destellos de felicidad que desprende esta familia por los cuatro costados

Madrid, abr (EFE).- La capital española es el nuevo lugar de residencia de la "influencer" italiana, Alice Campello y de su marido, Álvaro Morata, desde que el futbolista se convirtiese a principios de año en jugador del Atlético de Madrid. Una ciudad donde la modelo reconoce sentirse "como en casa".

"Me encanta todo de España: su cultura, su comida, su gente, sus paisajes...", asegura la italiana en una entrevista con EFE Estilo, en la que reconoce que gran parte de su "pasión por la península", viene por ser "muy parecida" a su país natal.

Tanto "ha enamorado" la cultura española a la modelo que no duda en reconocer que "este verano" quiere pasar las vacaciones junto a su marido y sus dos hijos en playas nacionales.

Y es que, según Campello, España "es lo mejor" que les podía pasar, admitiendo que poco tiene que ver con la temporada que residieron en Londres, cuando Morata jugaba en el Chelsea, ya que "tanto el clima, como la comida, como la gente" eran "muy distintos" a lo que estaban acostumbrados.

"Álvaro quiere que vayamos ya a por la niña, pero yo necesito un poco de tiempo para recuperarme totalmente. Una vez que esté lista, ampliaremos la familia".

España, el lugar ideal para Alice Campello

Sus mellizos, Alessandro y Leonardo, "también están muy felices de estar en Madrid", afirma la "influencer", quien explica que desde que nacieron "están acostumbrados a viajar constantemente".

Fue hace ocho meses cuando Campello dio a luz y desde entonces solo se ha separado de sus hijos "para cosas imprescindibles" ya que, reconoce que el tiempo que no pasa con ellos, "es tiempo perdido".

"Ser madre primeriza es un trabajo muy duro y si son dos, el esfuerzo se multiplica, aunque yo tuve algo de ayuda, los primeros meses fueron los peores porque lloraban cada 5 minutos".

Contar con la ayuda y el apoyo de su marido ha sido "un factor fundamental" en estos meses, ya que, según reconoce: "Álvaro me ayuda mucho en general, si estoy casada con el y tenemos dos hijos es porque me demuestra día a día lo que me quiere y lo importante que es la familia para el".

Ahora, aunque su figura se haya recuperado totalmente, asegura no haber seguido "ninguna rutina ni de alimentación ni de ejercicio", siendo el estrés post parto lo que le ha hecho quedarse "tan delgada", además de la genética.

Las náuseas y los dolores siguen apareciendo en el día a día de la italiana, unos síntomas que se deben al "malestar" que tuvo durante todo el embarazo.

Enamorada de su familia

Pero ninguno de estos inconvenientes consiguen quitar de la cabeza a la italiana la idea de ser madre una tercera vez, ya que tanto ella como su marido, tienen en mente "ampliar la familia en un corto plazo", afirma.

"Álvaro quiere que vayamos ya a por la niña, pero yo necesito un poco de tiempo para recuperarme totalmente. Una vez que esté lista, ampliaremos la familia".

Asentada en Madrid, la "influencer" reconoce que, aunque su familia "es lo primero", le encantaría trabajar en la España, siendo Uno de 50 la primera firma española que ha apostado por Campello.

Aunque sus proyectos laborales en la península estén despegando, la modelo cuenta con una firma de bolsos y carteras fabricados en España llamada, "Mas Que Mai", que recientemente ha incorporado una sección "beauty".

Y es que el mundo de la cosmética es uno de los favoritos de Campello y una prueba más de ello es su habitual colaboración con Douglas Italia, con la que ha creado dos kits de maquillaje, uno enfocado para la noche y otro para utilizar durante el día.

Sin embargo, desmaquillarse, lavarse la piel e hidratarse es, según la "influencer", un proceso que hay que llevar a cabo "todos los días sin excepción".  Una tarea que la italiana realizó hasta el día del parto: "incluso el día que di a luz me desmaquillé, aunque casi no podía moverme y tuvieron que ayudarme, pero necesitaba que la piel respirase después de tantas horas de esfuerzo".

Con un dominio casi perfecto del español, Alice Campello, reconoce que atraviesa una de las "mejores etapas" de su vida: "una familia unida, unos padres que se quieren y un país maravilloso", concluye con una amplia sonrisa. EFE