Berta Bernad se convirtió en "influencer" en Instagram y tras alcanzar la cima, decidió terminar su historia de amor con las redes sociales y cerró su perfil

Madrid, abr (EFE).- Berta Bernad, la "influencer" que abandonó su cuenta de Instagram con 98 mil seguidores para encontrarse a si misma, ha regresado en su versión más literaria: publica una novela donde cuenta su experiencia de desintoxicación digital, "la mejor decisión" que ha tomado en su vida.

"La llegada de las redes sociales supuso unos cambios sociológicos que a día de hoy seguimos experimentando", explica Berta Bernad en una entrevista con EFE Estilo, quien asegura que ella experimentó en primera persona el "boom" tecnológico, un éxtasis que subió tan rápido como bajó en la vida de la madrileña.

El lanzamiento de Instagram Stories fue el detonante para que Bernad tomase la decisión de desaparecer de las plataformas sociales.

"Yo era muy fan de Snapchat porque estaba fuera de Instagram, cuando todo se unificó pensé que iba a ser como un Gran Hermano y tuve claro que ese juego no era el mío".

De la noche a la mañana, la directora creativa, desapareció de las redes: cerró su cuenta de Instagram donde tenía 98 mil seguidores, una cifra que para esa época era "bastante alta" y eliminó su blog en el que, además de plasmar su estilo, también hablaba de arte y fotografía.

"Tenía un público muy selectivo porque hacía referencia a lo que realmente me identificaba y eso me hizo ser consciente de que el hecho de abarcar tantos temas hacía que mucha gente no se terminase de enganchar".

Hoy, asegura que vivir alejada de las redes sociales "es la mejor decisión" que pudo tomar y que, si volviese atrás, lo haría de nuevo. "Solo con ver la relación que actualmente tienen las 'influencers' con sus seguidores, me agobiaría", asegura.

Y es que, Berta Bernard reconoce no haber tenido nunca una relación con sus seguidores "tan cercana como la que actualmente existe", algo que le permitió ser más libre y le protegió "para que la experiencia no fuese tan dañina".

La "influencer" que dejó las redes sociales para encontrarse a sí misma

Pero la madrileña es consciente de que, una vez que entras el mundo "influencer", eres un personaje

publico, lo que equivale a que la gente hable de ti y te juzgue si cometes errores. "Una presión que debe revelarse por algún lado, siendo las 'it girls' las que den a conocer todo el esfuerzo que conlleva esta profesión".

Un esfuerzo que, cuando no era reconocido, sentaba muy mal a Bernad, puesto que una de las cosas que no entendía de este mundo es que la gente le catalogase como "influencer" cuando ella, en realidad, "era muchas más cosas".

Sin embargo, "ahora todo es distinto, ya que pensamos que todo el mundo puede ser 'influencer' y no es así, no cualquiera puede ser catalogado como un creador de contenidos online", asegura.

Una manera de vivir esta profesión que poco tiene que ver con la de hace años, ya que según la joven "antes era todo mucho más natural, ahora es buscado y preparado".

Y este "es uno de los problemas que actualmente abordan esta profesión" según la directora creativa, quien asegura que en un futuro "no se meterá a todas en el mismo saco y habrá una división de contenidos", aunque, reconoce, "ahora es un fenómeno muy nuevo y todavía queda tiempo para que eso suceda".

"La llegada de las redes sociales supuso unos cambios sociológicos que a día de hoy seguimos experimentando"

Aunque ahora no se plantea volver a su "antigua vida", la directora creativa reconoce que no habría llegado a donde está si no hubiese formado parte del "mundo influencer", una etapa de su vida que le trae, transmite y recuerda "muchos momentos, personas y lugares especiales".

Después de estar más de 5 años ajena a toda revolución tecnológica, Berta Bernad regresa, pero no en versión digital sino en papel, con "Mi nombre es Greta Godoy", una novela en la que ha plasmado su experiencia personal dentro de las redes sociales "cargada de valores y marcada por la integración tecnológica que altera, directamente, las relaciones del siglo XXI".

Una faceta de Bernad hasta ahora desconocida, puesto que la manera en la que sus seguidores le conocían "no tiene nada que ver" a cómo se muestra en el libro, donde "las emociones, los sentimientos, los pensamientos y el desamor" son los principales protagonistas. EFE